REPRIMIRSE

¿Por qué será que a veces no decimos lo que pensamos?
Hay momentos en que las palabras llegan a la boca y en el momento justo, las frenamos y no llegan a salir.

¿Cuántas veces en nuestra vida nos habrá ocurrido esto? ¿Y cuántas de esas veces, habría cambiado todo si las hubiésemos dejado salir?
Yo últimamente no me reprimo demasiado con lo que digo, y  casi siempre dejo que brote sin control, aunque lo hago mejor dándole a la tecla. A pesar de eso, todavía hay cosas con las que me quedo dentro que me queman no sabéis de qué manera!
Que si las hubiera dicho, no creo que hubiese cambiado nada, o tal vez si, pero que yo me habría quedado mas a gusto que un ocho.
Si reprimimos nuestros sentimientos igual que hacemos con nuestras palabras, dejamos de ser nosotros mismos para convertirnos en la sombra de alguien. Y yo no quiero ser una sombra de nada. Quiero poder decir lo que pienso o siento sin miedo a nada.
 Eso es lo que me hace con mis defectos y mis virtudes, la persona que soy, y creedme, intento quererme mucho, porque como yo, nadie lo hará!!