DIARIO DE TRIANA NAVIDAD

La casa de la playa estaba completamente iluminada con bombillas de colores. Me encanta la Navidad y esa Nochevieja era la más especial en mucho tiempo.

Adorné todo el exterior y resultaba gracioso el ambiente Navideño con la cálida temperatura que reinaba en mi playa.

El bullicio de todos los invitados se escuchaba desde la primera planta donde me encontraba vistiéndome para bajar a cenar.

Habían sido unos días intensos recibiendo a todos, pero había llegado el gran día y estaba muy emocionada.

La estampa era perfecta.

En la enorme cocina americana reinaba un ambiente fantástico, mis cocineros y gourmets preparaban la estupenda cena escogida con mimo por la Señorita Obleas Colaboraban con ella, Cook Edere y Cristina Martínez, que con manos expertas lo tenían casi todo listo para la gran noche.

En el amplio salón, había varios grupos charlando animadamente.

Me había empeñado en encender la chimenea a pesar de que no era necesario pero daba un ambiente más cálido si cabe.

Alrededor de ella, sentados en los sofás conversaban Amalaidea que cogía con mimo la mano de Natalia, y Manuel. De pie al lado de ellos un acalorado Icástico, debatía sobre política con Bercián, Efe, Enric, EtarragoXavier y Ana Málaga. Todos lanzando hipótesis sobre el próximo gobierno del país.

Una música de los ochenta sonaba de fondo. Chus me había prometido poner la banda sonora y la elección no podía ser mejor, aunque a veces se despistaba mientras discutía con Antonio.

Henar les observaba desde lejos con cara de querer trincharles cual pavo, mientras preparaba bebidas para los más jóvenes, que estaban sentados en los primeros peldaños de la escalera que daba al piso de arriba. En el primero, Javi-K, se partía de risa con las historias de Macarro. Más arriba, Noe, Maite, Evavill y Una virgo lunática compartían reflexiones sobre la vida y el amor.

Un grupo de mujeres maduras rodeaba la barra de las bebidas situada al extremo opuesto a la chimenea. Verónica, Marieta, Laacantha, la señora Jumbo y Sensi, escuchaban atentas los poemas que Johan les recitaba y le proponían nuevos relatos eróticos para el año nuevo.

Mientras tanto, Óscar estaba liadísimo con la tecnología, ayudado por Pablo y Fran, preparando la conferencia a larga distancia que tendríamos antes de cenar con nuestros transatlánticos amigos.

Martes de cuento se había encargado de avisarles a todos de que mantendríamos una charla con ellos antes de la cena. Awilda estaba emocionada, Borgeano, Carlernestpolo, y Carlos A. Suárez, estaban reunidos esperando la conexión a distancia. En otro país coincidían las niñas Mai, Melbag y la dulce María.

En el porche, al fresco de la noche, mis amigos más erotizantes caldeaban el ambiente, Erebo, Sexticles, el Sibarel y Uma reían mientras Valería les contaba una anécdota con el revisor del gas.

Pink, supervisaba que a nadie le faltase de nada, revisando el salón y atendiendo con dulces palabras a todos los invitados.

Con emoción contenida bajé las escaleras.

Pink se acercó con una copa de Albariño mientras cogía mi mano y me daba un beso en la mejilla.

-Estás preciosa!

Sonreí al ver a tantos amigos muy queridos en mi casa.

-Bienvenidos!

Gracias por venir, a mi casa y a mi vida.

Esta es una noche muy especial para mi y sólo puedo sentirme agradecida por tantos amigos a mi alrededor.

Os deseo a todos vosotros y a los que están al otro lado de la pantalla que tengáis una maravillosa noche y una feliz vida.

FELIZ NAVIDAD

Mi más sincero agradecimiento a Óscar, sin su ayuda no habría podido publicar esta entrada. Un besín cielo.

SUGERENCIAS PARA ELLOS

Después de veinte años trabajando en comercio, os podría contar miles de historias referentes a la compra/venta de regalos. Pero este post de hoy va dedicado a los señores que compran regalos para sus parejas mujeres. Hago esta especificación porque los señores que compran regalos para sus parejas hombres, no tienen nada que ver con lo que hoy nos ocupa.

Este post de hoy es una queja, o una sugerencia, o una idea, o un tirón de orejas, no lo sé muy bien. Lo que si sé, es que hay un patrón que se repite y que he comprobado a lo largo de estos veinte años, y si alguno de vosotros me lee, por favor, hacedme un poquito de caso y vuestra vida de pareja mejorará considerablemente.

Cuando trabajaba de florista era muy sencillo, o entraban a por un ramo de rosas o a por una corona, no había muchas mas opciones. En el segundo caso no había sugerencia posible. Eran muy pocos los que se aventuraban a comprar una planta o alguna flor, que si bien tenía menos valor que las rosas, quizás guardaba mucho más significado.

En la tienda de decoración, sobra decir que si entraban a por un regalo, siempre sugería algo personal, pero si el interesado se empeñaba en llevar  cualquier  artículo para la casa, yo le compadecía y envolvía el regalo con mi mejor sonrisa pensando:

-¡Pues va a ser que hoy no follas amigo!

Naturalmente también compadecía a la receptora del regalo.

Y por último en la joyería. Ahí pensaréis que está muy fácil. Pues no!

Hay un espécimen raro, muy raro, que sabe lo que a su pareja le gustaría, de qué marca es, y hasta la talla. ¡Si señores, también hay tallas!

Los anillos se miden por tallas. Incluso alguno, me trae el anillo de ella, para que yo lo mida. Estos son contados pero para comérselos.

Pero la gran mayoría, se divide en dos tipos que merecen mención.

Al primero lo define esta frase:

-“Escoge tú que tienes mas gusto y si no le gusta que lo cambie.”

De lo malo me dejan a mi el dudoso honor de escoger el regalo para su pareja, una señora a la que no conozco de nada, y que probablemente vendrá a cambiarlo pensando que la dependienta quiso timar a su marido vendiéndole lo peor de la tienda.

Y el segundo es aquel que no encuentra nada que le guste a el, a su mujer, a su bolsillo, etc…, y remata con un:

-“Prefiero ir a lo seguro así que la traigo y que escoja ella lo que quiera porque yo nunca acierto.”

A estos los estrangulaba con el lazo de envolver los paquetes.

Si nunca aciertas es porque no la conoces en absoluto, o no la escuchas, o no la miras a los ojos, o no la acaricias.

Y luego hay un tercer eslabón perdido que directamente envía a su madre a comprar el regalo para su pareja. Estos no puedo calificarlos lo siento.

He hecho una pequeña encuesta, entre mis amigas y sus respuestas han sido de lo mas instructivo. Ahí tenéis algunas sugerencias por si en algún momento os apetece dar un vuelco al corazón de la persona amada.

Nos sirve:

-Un finde de relax en pareja.

-Un par de horas en un spa.

-Un curso de surf o similar.

-Una carta de amor.

-Un perro, un gato o cualquier mascota que nos guste.

-Un picnic a solas.

-Una fiesta sorpresa con la gente que mas queremos.

-Cualquier pequeño detalle sin venir a cuento.

-Un libro firmado de nuestro autor favorito.

-Una piedra de la playa por la que paseamos la primera vez.

-Una pulsera de hilos de colores de esas que pides un deseo y hay que conservar hasta que se rompa.

-Una cena hecha por vosotros.

Como podéis comprobar, no hace falta mucho dinero para la mayoría de los regalos de esta lista. Son cosas simples escogidas con mimo y mucho amor. Detalles que valen más por su significado que por su valor económico. Sólo es necesario poner atención en la persona que tenéis al lado.

Mirarla y verla.

P.D. Nosotras también metemos la pata con los regalos, pero ese tema lo dejo para otro día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LO DIVERTIDO EMPIEZA A LOS CUARENTA

Bueno pues hoy resulta que una amiga comparte un enlace en facebook, podéis leerlo aquí “Cosas que hacer antes de casarse“, y se suscitan los comentarios de rigor.
El enlace en cuestión es del periódico La Voz de Galicia, y hay un articulo en la sección de tendencias, que hace una serie de recomendaciones sobre las cosas importantes que no debes dejar de hacer antes de casarte.
Si, resulta que en cuanto te casas o pasas de los cuarenta, estás muerta nena, vete haciéndote a la idea.
Yo como estoy en esta edad terrible y me siento más viva que nunca, me voy a permitir el lujo de contestar a la persona que escribe el artículo, que por cierto no lo firma, porque a mi es que, que me quieran poner a hacer punto de cruz, y sentarme en los bancos del parque a ver la vida pasar antes de tiempo, pues qué quieres que te diga, no me gusta ni un pelo.
Voy a aglutinar los tres primeros consejos que son: “Duerme, sal de fiesta y ten una resaca como dios manda”.
Bueno, pues mira, yo tengo cuarenta y uno, y no suelo beber, pero si hay que ir, se va. He salido de fiesta, de cena de antiguos compañeros, de despedida de soltera, en fin, y he llegado a las tantas, he tenido resaca, y he dormido al día siguiente como una marmota. Casada, con hijos y con cuarenta y uno.
En cuanto a lo de comprarme coche, pues resulta que también lo he hecho, es más, hace como quince años que tengo carné de conducir y sólo hace tres que decidí aprender de nuevo porque nunca antes había tenido coche ni conducido.
Lo de hacer algo que nunca me atrevería a hacer, bueno, he hecho unas cuantas, unas se pueden contar y otras no.
“Aprende a cocinar”, dice la siguiente.
Yo ya sabía, pero he probado muchos sabores nuevos que no conocía y experimento mucho más ahora de lo que lo he hecho en toda mi vida.
-Viaja…..
¡Ah! ¿Qué pasa que casada y con niños está prohibido?
-“Disfruta de la vida de soltero en la ciudad”.
Esta si que, estando casado, no la puedes hacer, pero puedes disfrutar de la vida de casado en la ciudad, o no?
-“Lee mucho”
El verano pasado mientras la gente menuda de mi casa jugaba en la arena de la playa, me leí dos trilogías. Si, si, una de ellas esa que es un poco picante de la que todo el mundo habla…
Vivir sólo durante una temporada yo ya no lo haré hasta que la nena vaya a la universidad creo, pero hay un montón de jubilados que viven solos, y no por temporadas, sino para todo el resto del tiempo. Habría que preguntarles si se sienten encantados con esta situación.
-“Ten una aventura con alguien mayor que tu”
Esta me encanta porque a mi de jovencita, me gustaban los hombres mayores que yo y ahora me gustan mucho mas lo jóvenes. ¡Seré una vieja verde!
El deporte de riesgo lo he practicado, ya os conté alguna vez que me propuse patinar, ya sabéis que cuando algo se me mete en la cabeza, no hay quien me pare.
Y en cuanto a lo de no hacer nada,  me he tirado Domingos enteros viendo pelis, infantiles, eso si, pero vegetando delante de la tele y comiendo palomitas.
Queda demostrado pues, que uno no se muere cuando se casa, o cuando cumple cuarenta.
Jamás debemos dejar de hacer cosas nuevas, ni de aprender, ni de experimentar, y todo lo que dice este artículo, lo puedes hacer estando soltero, casado, viudo, divorciado, con pareja, sin ella, con cuarenta o con ochenta, el caso es que nadie te imponga la sensación de que o lo haces ahora o ya no habrá tiempo.
Porque siempre tenemos tiempo si queremos y nos apetece.
¡Lo mejor de la vida empieza a los cuarenta señores!
Por cierto el artículo está ilustrado con una foto de la famosa película Thelma  y Louise. Un selfie de estos que están de moda, y casualidades de la vida, yo tengo una exactamente igual de la semana pasada con mi amiga del alma. No íbamos solas como las protagonistas de la peli, sino con tres niñas en el asiento de atrás del coche, pero igual de felices y cantando con la música de la Pantoja a todo volumen.