MI VIERNES DE POESÍA…

El frío helaba sus huesos

cada vez que asomaba el invierno

a través del gran ventanal que mostraba su pueblo.

El frío helaba sus huesos

cada vez que asomaba el invierno

a través del gran ventanal que mostraba su pueblo.

Languidecía escribiendo poemas

deslizando sus manos con tiento

recogiendo la manta de lana que abrigaba su cuerpo.

En la gran chimenea aullaba

la madera alimentando el fuego

mientras ella miraba sin ver, el color del que viven los sueños.

Imaginaba que allí estaba él

cogiendo su mano, acariciándole el pelo.

Blancas sienes ordenadas

descoloridas por el tiempo,

mil arrugas en el rostro, huellas de dolor intenso.

Cicatrices de la vida

como un papel impreso

fueron dejando tatuados todos los duros momentos.

Serena y callada escribe

ya solo espera el final

con la paz que da el saber, que hizo bien sin importar

si le era devuelto un día

lo que dio sin pedir nada.

Ana Fernández Díaz

EL CUENTO DE LA PRINCESA

Hace un tiempo cayó en mis manos este vídeo que os pongo más abajo.

Es un poco largo pero merece la pena que lo veáis.

Se titula NO DUELEN SOLO LOS GOLPES, y Pamela, su protagonista nos cuenta su experiencia de una manera muy gráfica. Me impacta la historia, la fuerza de Pamela, la manera de contarlo. Me impactan las reflexiones a las que me lleva este vídeo, y lo único que puedo añadir es que hay muchas maneras, más sutiles, que aquí no cuenta Pamela, pequeños gestos diarios, frases sin intención o con ella, que una tras otra esconden la esencia del machismo. Y que debemos estar muy atentos porque esto, todo esto, lo estamos transmitiendo a nuestros hijos, y si no lo evitamos, la historia se repetirá cada día.

¡Y se repite eh!

Esto que ella cuenta lo vemos a diario en los adolescentes, bueno y en los que no lo son también…

Este verano, sin ir más lejos, tuve la ocasión de presenciar una escena en la playa, que para aquel que sólo va a tirarse a la toalla y criticar al vecino, pasaría desapercibida, pero para mi, que estoy atenta a todo lo que me rodea, me impactó profundamente.

Dos parejas de jóvenes, de unos dieciocho, quizás más. Muy chulitos y gritones ellos, muy guapas y sumisas ellas. Bromas y risas, que a mi ni puñetera gracia me hacían porque resaltaban esa esencia de machito que puebla determinada juventud. Una de las parejas decide ir al agua, el otro chico también se anima pero su rubia acompañante le recuerda que ya le había dicho al salir de casa que no se iba a bañar. El novio en cuestión le dice que si ella no va, el tampoco saldrá esa noche. Mi cara es un poema y espero la reacción de ella, que empieza a dar varias explicaciones, entre las que se cuenta que no quiere mojarse el pelo. Y su adorable acompañante, con voz muy bajita, para que nadie le escuche, empieza a susurrarle palabras, de esas que no intentan convencer a base de amor y respeto. No eran esas no… Eran esas otras amenazantes, sibilinas, sin voces, pero que hacen más daño porque maltratan desde dentro, mientras que ella sigue dando explicaciones de su negativa a ir a bañarse, hasta que llega al borde de las lágrimas de pura impotencia.

Por favor, que le mande a tomar por el culo y se vaya a su casa —pensaba yo—. Ella muy digna se levanta, y con toda su chulería le contesta —vale, pero el pelo no me lo mojo— y se va a bañar convencida de que se sale con la suya. A mi solo me apetece cogerla y decirle que si va al agua, está perdida, que si le «obedece» esta será la primera de muchas otras, que no vaya, que le deje, que salga con sus amigas esa noche y mande a la porra al imbécil ese que la obliga a ir al agua solo porque a él le apetece.

Y me quedo en la toalla, callada, con un nudo en el estómago, sin saber qué hacer…

Solo hubo algo que agradecí esa tarde. Mi hija, presenció la escena conmigo, y tuve la oportunidad de explicarle lo ocurrido con detalle. No os voy a poner lo que me contestó pero con el carácter heredado de su querida madre, os lo podéis imaginar. Me eché a reír y le pedí que jamás se dejase llevar por alguien así.

—¡No te preocupes mamá!

Ojalá me haga caso…

NO SOLO DUELEN LOS GOLPES

ESCALERA 14

Once de Septiembre

el cielo de tus ojos

adorna la arena

de la escalera catorce…

Once de Septiembre

el cielo de tus ojos

adorna la arena

de la escalera catorce.

La luz ilumina mi espacio

cuando llegas,

vacilante pero entera.

Y el otoño se traduce en nuestro abrazo

cuando tiemblas.

Sin embargo

tras la emoción te encuentro serena.

Y eres tú, estás aquí, llegas,

y cuando te vas

todo TÚ se queda.

GRACIAS A M.J. BERISTAIN

APAGA TU TELÉFONO

Como medio WordPress está de vacaciones, y el otro medio, estamos un poco vagos, hoy os dejo una de mis entradas de hace tiempo, y de paso me doy un respiro. Y hablando de desconectar va un post de desconexiones, o no…

¡FELICES VACACIONES A TODOS!
Acabo de ver un vídeo que se titula “Look Up, apaga tu celular y conéctate al mundo”
El protagonista viene a decirnos mediante un poema que desconectemos el móvil y el ordenador y que salgamos a la calle, porque nos estamos perdiendo la vida y somos una generación de imbéciles que dejamos pasar la oportunidad de vivir por estar conectados todo el día.
Lo dice este chico desde un vídeo en YouTube que recorre Internet claro, por eso lo estoy viendo, esta es la primera incoherencia.
Tiene 422 amigos y no conoce en persona a ninguno de ellos aunque les habla todos los días.
El imbécil es él por creer que como los conoce en la red son sus amigos.!
Yo tengo bastantes menos y conozco al 99% de ellos, y a los que no conozco aún, es porque no he tenido la oportunidad pero ya llegará.
Dice después, que esto que vivimos en las redes sociales es sólo una ilusión, lo que no sabe es la ilusión que me ha producido a mi encontrarme con mis amigos de la infancia después de 22 años, a través de estas redes, cosa que habría sido impensable de otra manera, porque cuando yo dejé de estudiar y me fui de mi pueblo no teníamos teléfonos móviles que darnos unos a otros.
Nos vendemos a nosotros mismos a través de la red, dejando ver sólo la parte buena, pero de eso se trata. La manera de comunicarse hoy en día ha cambiado y si antes en las discotecas ligabas bailando bien, o haciéndote la interesante, o encontrabas trabajo enviando un currículum con alguna que otra trampilla, hoy se hace a través de la red, no ha cambiado nada más que el canal, la información sigue siendo la misma.
Aconseja este chico que si estás en público y te sientes solo, dejes el móvil y hables con la gente.
Yo lo siento pero si estoy en público y me siento sola prefiero hablar con un amigo aunque sea por mensaje, que escuchar cualquier bobada de alguien que ni me conoce, ni probablemente le interesa nada de lo que yo tengo que contarle.
La gente está muy sola, es cierto, pero no la que está conectada mucho tiempo a Internet, que también los habrá, sino la de la calle, la que vemos todos los días.
Yo trabajo de cara al publico y estoy cansada de que vengan personas de avanzada edad a contarme sus vidas, y esas seguro que no tienen perfil en Facebook.
Continúa diciendo que ahora los parques están vacíos porque los niños solo saben jugar con el Ipad en casa, que ya no hay rayuela, ni comba. Este se ve que no pasó por el parque de al lado de mi casa en hora punta, que no cabe ni un alfiler.
Parece ser que somos una generación de idiotas por estar conectados a Internet.
-Estás todo el día con el teléfono, te vas a quedar boba!
-Y tu viendo el Sálvame y yo no digo nada!
Sugiere también que si no levantas la vista del teléfono, a lo mejor no conoces a la mujer de tu vida, y encima te pinta esa vida como idílica.
Pues hay cantidad de parejas que se han conocido en Internet, algunas de ellas amigas mías, y están felizmente casadas ahora.
Lo de no compartir con el resto los momentos felices ya es de risa, porque ahora se comparte por mensajes o en redes sociales, pero es que antes también se hacía.
Todos nos hemos ido de viaje y traído vídeos y fotos para martirizar a familia y amigos con el reportaje. Lo hacíamos en una reunión en casa, pero ahora con el poco tiempo que tenemos, pues en red es mucho más rapidito.
Es cierto que no se pueden sustituir momentos personales como el primer beso o el nacimiento de un hijo, pero tampoco nunca antes hemos podido enviar la foto de ese primer hijo a un hermano que vive lejos o compartir con nuestra mejor amiga ese primer beso, en tan poco tiempo.
Sal a conocer el mundo dice por último.
Pues mira querido eso lo dices siendo jovencito, sin cargas familiares y con mucho tiempo libre y te digo, pues si, sal a conocer el mundo y déjate de mirar el teléfono.
Pero hay muchas circunstancias que impiden que salga yo a conocer el mundo, sobre todo cuando llega la noche y estoy agotada de trabajo, casa y demás, con lo cual, mi mejor manera de mantenerme informada, aprender cosas a diario, mantener el contacto con personas a las que quiero mucho pero no las puedo ver todo lo que quisiera, y relacionarme, en encender mi ordenador o mi teléfono móvil y conectarme con el resto del mundo.
Podría estar viendo culebrones en la tele o programas insufribles, socialmente es mucho más aceptable, pero es que a mi nunca me han gustado los culebrones.
Mi reflexión final es la siguiente.
TODO CON MODERACIÓN

NUESTRO VIERNES DE POESÍA

Ven

tócame el corazón

quiero que veas que late

sin sentido y sin razón.

Esta es una versión de mis viernes de poesía, que ha surgido de un poema compartido, escrito a cuatro manos y dos latidos con un amigo muy querido para mi. Este es un poema nacido de una frase: —«¿Hacemos uno al alimón?»— y no sé si ha sido al alimón o a la naranja pero nos ha salido así…

POEMA A DOS LATIDOS

Ven,

acércate a mi

quiero decirte bajito

todo lo que me haces sentir.

Ven

tócame el corazón

quiero que veas que late

sin sentido y sin razón.

Ven,

voy despacio hacia ti

apenas rozo tu corazón

y lo oigo retumbar

como oleaje terco,

en la cueva más honda

de mi sensibilidad.

Y me dejo empapar de ti

de tus húmedos sueños

que se abren en caricias de rocío.

Ven, amor

cobíjate en mi sombra

y siente

mi corazón desbocado con el tuyo.

Dame un abrazo fuerte,

abriga mi alma triste,

pon tus manos en mi cara

y dime que todo pasa.

Que siempre estarás ahí,

que no vas a soltar mi mano,

que escribiremos juntos

poemas a cuatro manos

de deseos y de sueños

de dos locos enamorados.

Siempre estaré ahí

esperando tus sueños

escribiendo ternura a manos llenas

sobre tu piel de seda.

Derramaré palabras

como pétalos

sobre tu vientre de jazmín

y se quedarán temblando

enredadas en tu pelo

e irán cayendo despacio

hasta encontrar el molde de tus labios.

G.A.F.

DORIS

Hoy os voy a hablar de Doris.

Doris es una cubana de casi setenta años que he tenido la suerte de conocer.

La conocí no hace mucho tiempo cuando entró a comprarme unos pendientes. Con ese acento maravilloso que adorna a cada cubano, me dijo que quería unos «un poco largos, que seguramente le gente pensará que a dónde va una señora de mi edad con estos pendientes», pero reflexiona ella:

-Yo “mija” estoy en una edad en la que me pongo lo que me apetece, porque una nunca sabe hasta dónde llegará.

-Pues me parece estupendo, póngase lo que le apetezca.

Y le conté que había leído una frase en la que una famosa decía que a sus sesenta y cinco años sólo quería hacer las cosas que le daban felicidad. Me responde Doris que a ella le ocurre lo mismo, que tiene sesenta y nueve años y que está en una edad…

-¡Ay qué edad! Fíjate como estoy que me acabo de comprar una bicicleta.

-¿En serio?

-¡Si!. Yo veía a los jóvenes por ahí andando en bicicleta y me apetecía tanto, que me he ido al centro comercial y me he comprado una. ¡Mira qué bonita!

Y Doris saca su teléfono y me enseña las fotos de su bici mientras me cuenta que a su hijo no le gustó mucho la idea, más que nada porque ella no sabía montar en bicicleta, de hecho esta es la primera que ha tenido en su vida, pero es tal la ilusión que pone al contármelo que me la imagino como una niña con zapatos nuevos.

-¿Y sale mucho en bici?

-¡Pues claro, ando como una bala! He ido muchos domingos al parking del centro comercial a dar vueltas para aprender y ahora no paro.

No pude evitar preguntarle su nombre y prometerle que le dedicaría una entrada en mi blog porque me encantan las personas que como ella jamás pierden la ilusión por aprender, por experimentar, por VIVIR.

Muerta de risa me dice —Ay mi niña, qué encanto— y se le llenan los ojos de lágrimas. Y a mi que me encanta hacer feliz a la gente, no me cabe el corazón en el pecho, y lo que no sabe Doris es que la que me ha hecho feliz a mi, es ella.

¡Ole tú Doris! Ole tú y todos los que son como tú.

MI VIERNES DE POESÍA

Allá por el mes de Abril, uno de mis poetas favoritos, escribía en su blog una composición fabulosa acompañada de una canción que yo he compartido con vosotros en una entrada de la semana pasada.

Allá por el mes de Abril, uno de mis poetas favoritos, escribía en su blog una composición fabulosa acompañada de una canción que yo he compartido con vosotros en una entrada de la semana pasada. Al leer su poema, a mí me brotó otro. Como muchas de las veces que Pink y yo nos leemos, el que lee, deja su aportación en los comentarios en forma de poema o de relato que completa la entrada del que escribe. Bien, pues esta semana Pink me ha pedido que publique en mi blog aquel poema que yo le dejé y como no puedo negarle nada porque le adoro, aquí os lo dejo. Para entenderlo mejor os aconsejo que leais el suyo primero. Lo podéis encontrar aquí.

CELOS DE LA LLUVIA

No des más vueltas

no busques nada

ni tengas dudas,

es mi mirada

la que te busca enamorada.

Mis emociones y nuestro llanto

¡Cómo he podido extrañarte tanto!

Es mi sonrisa

que tu dibujas,

tus labios dulces

los que la ocupan.

No tengas celos

ni de la lluvia,

atardeciendo y enloqueciendo

soy solo tuya.

Y aunque me moje

y me acaricie

no tengas dudas.

ANA FERNÁNDEZ

FELIZ CUMPLEAÑOS TRIANA

26-JUNIO-2016

Llegó a la casa de la playa a media tarde de un domingo del mes de Junio, elecciones generales en todo el país, así que le había costado llegar con el tráfico que movía votos a esas horas. Aparcó en la gran explanada que había a trescientos metros y como siempre, se descalzó y recorrió el camino que llevaba a su hogar. Todo parecía tranquilo. Cogió la llave bajo el porche de madera y se sacudió los pies para entrar en la casa. Antes de abrir la puerta, dio un vistazo al mar en calma y al sol de la tarde. Se respiraba paz en aquel lugar, por eso lo había escogido.

Abrió despacio y de sopetón, decenas de voces gritaron a la vez un sonoro:

«¡¡¡SORPRESAAAAAA!!!», que la dejó sin respiración.

Sin poder contener el susto ni la emoción, se dio cuenta de que su casa estaba llena de banderitas de colores, globos, flores, y de sus maravillosos amigos. Todos fueron besándola emocionados, y todos ellos tuvieron unas bonitas palabras para felicitarla por su cumpleaños.

—¿Cómo estás TriAnísima, dijo Antonio, que la cuidaba como a una hija.

—Emocionada y sorprendida —respondió Triana sin poder contener las lágrimas.

Luis Juli le besó la mano y le tendió la suya —ya sabes dónde estoy siempre por si me necesitas Triana.

A su lado sonriendo estaba Margui —Zorri, felicidades— gritó mientras la besaba en ambas mejillas con sonoros besos.

Valeria se acercó seductora —Muchas felicidades TriAnita— dijo, y depositó un ligerisimo beso sobre sus labios.

Yebra, con su mirada tranquila y hablando por los codos, la abrazó con fuerza y la besó por toda la cara haciéndole cosquillas con la barba —Felicidades guapísima.

—Te he traído unas canciones susurró Miguel con acento argentino, abrazándola afectuoso.

Antes de que me mandes al rincón, déjame que te dé un beso atornillao, le dijo Chus entre grandes risotadas.—¡Calla! y ponme a Alejandro Sanz, le recriminó Mel a Chus antes de darle un abrazo a Triana con todo el cuerpo y el alma.

La sonrisa tranquila y luminosa de Óscar, apareció entre la multitud —Felicidades princesa— le dijo mientras la llenaba de besos y abrazos, —¿Cómo estás mi niña?

—Feliz porque todos estáis aquí.

—Otro año más tocaya mía, se acercó Ana esta vez, afectuosa y sincera —¡Felicidades!

A su lado María, la miraba con ternura y se cogieron las manos, mirándose a los ojos antes de fundirse en un bonito abrazo sin palabras.

Durante un buen rato, multitud de amigos abrazaron y besaron a Triana. Johan, Amalaidea, Maite, Enrique, Henar, Cándido, Cristina, Pablo….así más de cuarenta personas a las que ella conocía bien y con los que compartía la pasión por escribir.

Pink bajó las escaleras acercándose despacio, —bienvenida a casa Triana— dijo mientras la besaba. Después cogió su mano y la condujo ante la mesa del salón donde una gran tarta de chocolate con cuarenta y tres velas era la protagonista.

—Pide un deseo preciosa, le susurró al oído.

Y mientras todos cantaban el cumpleaños feliz, Triana cerró los ojos y pidió su deseo con más fuerza que nunca.

Entre aplausos cortó el primer trozo de tarta.

Dentro encontró un bello poema

PARA TRIANA

He vuelto a verte Triana

y he percibido tu sensibilidad

y tu alma desnuda (más incluso que tu cuerpo)

he añorado tu alegría triste, tu risa infantil,

tu mirada de lluvia,

tu clamorosa necesidad de ternura

la epidermis de tu alma vulnerable

la vida, que bulle húmeda

y cálida,

bajo la coraza gris que esconde

el color de tus sueños.

Dos gruesas lágrimas rodaron por las mejillas de Triana y sonriendo a todos pronunció con un hilo de voz.

Gracias

EL VIERNES DE POESÍA CON…

Parece mentira lo rápido que pasa el tiempo. Viernes a viernes y parece que fue ayer cuando os puse uno de mis poemas.

A lo que vamos, hoy toca otro. El Blog de Arena, y su autor nos llenan de sabias reflexiones, de cultura a raudales en forma de literatura, pintura, fotografías, poemas, hay de todo. Amplios post en los que Borgeano nos muestra el arte, en el más amplio sentido de la palabra.

Yo encontré este poema  que se titula «La mejor parte de mi», y con este título no podía dejar de compartirlo, porque cada viernes, en realidad cada día que publico, intento dejaros la mejor parte de mí. En estos versos, que hablan de no mirar atrás, de dejar puertas abiertas, pero mirar al futuro abriendo otras, me veo reflejada de principio a fin.

Espero que os guste tanto como a mí.

LA MEJOR PARTE DE MÍ

Éste es el camino:
abrir las puertas a las fronteras infinitas.
Abrirlas como algo definitivo
abrirlas como se hacen las cosas
definitivas:                                                                                                                                                   para siempre.
(Dejar abierta una puerta,
si no se mira atrás,
es también cerrarla).
.
La mejor parte de mí
siempre deja una puerta abierta.
La mejor parte de mí
nunca mira atrás.
La mejor parte de mí
nace a cada paso.
La mejor parte de mí
muere a cada instante.

BORGEANO

NO TEMAS

Romper las cadenas

quebrar ataduras

salir del camino

¿Es ese el peligro?

Romper las cadenas

quebrar ataduras

salir del camino

¿Es ese el peligro?

Zozobrar

encallar en la orilla

ahogar la vida

¿Ese es el temor?

No

El temor

es no hallar  la salida

seguir las huellas de otros

quedarse en tierra firme

aire contaminado

en lugar del aroma

al que huele la libertad,

olor a jazmín y rosas

a madera

a hierba recién cortada

olor a niebla

a montaña

a leña.

No temas

ni a la oscura noche.

Solo has de temer

a tu propia tristeza.