SIEMPRE HAY ALGUIEN

Va otra reflexión

Esta surge, de nuevo, de mi grupo de compañeros de Historia del Arte.

Entre apuntes, preguntas, evaluación continua, notas o exámenes, todavía nos queda tiempo para algunas charlas y unas pocas risas.

Algunos de los grupos de «WhatsApp» dan para escribir un libro. En ellos voy conociendo, nos vamos conociendo, personas increíbles.

Una de esas personas es Jéssica, una gaditana que vive en Cartagena desde hace veinticinco años, quince de los cuales los ha dedicado y dedica a su pasión, dar clase en el instituto ISEN de Formación Profesional en esta ciudad.

Da clase y a la vez estudia este Grado en Historia del Arte, tomemos nota de esto.

Sus alumnos, jóvenes entre quince y diecinueve años. Os podéis imaginar lo que eso significa: hormonas por las nubes, problemas, desmotivación y un largo etcétera.

Sin embargo, Jéssica, es una de esas personas que ama tanto su trabajo que dice cosas como: «adoro a mis niños»,«aprendo de ellos cada día», «me encanta mi trabajo», «no lo cambio por nada».

Jessica dice que es muy dura como profesora.

Es tan dura, que para carnaval se le ha ocurrido la genial idea de disfrazarles de obras de arte. Os dejo el resultado para que podáis juzgar.

Ellos aún no lo saben, pero tienen una de las mejores profesoras del mundo y eso, para los que somos padres, es una tranquilidad.

Y yo tenía que escribir este post porque las gentes como Jessica, me devuelven la fe en el género humano, que os prometo que muchas veces la pierdo, pero siempre hay alguien que me hace recuperarla. No está todo perdido, de verdad que no.

Este pequeño homenaje es para Jéssica y para todas las «Jéssicas» que tratan de hacer de éste, un mundo mejor a través de la enseñanza.

Ojalá que nunca perdáis la ilusión y las ganas.

Si os apetece ver el resto de las fotos, en el Facebook de su instituto podéis encontrarlas.

ANA FERNÁNDEZ DÍAZ

DIARIO DE TRIANA X

Nuevo ejercicio del curso de escritores Felming Lab en el que participo, de la mano de Juan Re Crivello. Está siendo muy divertido cambiar de registro en cada nueva entrada y esta vez me tocaba relato erótico. Los que ya conocéis a Triana, os podéis imaginar que ya era hora de que volviese, y para los que no la conocéis, os diré que en este blog, dentro del apartado que lleva su nombre, os podéis ir adentrando un poco en su casa de la playa. Poco a poco, no vaya a ser que contribuyamos al calentamiento global. Yo no me hago responsable de nada…

Ejercicio número siete del curso para escritores de Fleming Lab.

DIARIO DE TRIANA ARDIENDO

El calor plomizo caía sobre la tarde de Septiembre en la casa de la playa, y a pesar de que el sol se empezaba a resguardar tras las montañas que adornaban la parte trasera, los insoportables treinta grados me hacían sudar por cada poro.

Desde la cocina me asomé para contemplar cómo regaba mis preciados rosales, quitaba las hojas marchitas y removía la tierra. Preparé un té para mí y un café para el. Su torso desnudo ejercía una poderosa atracción sobre mí desde que le vi por primera vez. No era el cuerpo definido de alguien que pasa horas en el gimnasio pero a mi me atraían sus hombros torneados y las prominentes venas de los brazos.

Con dos golpecitos en el cristal hice que me mirase y le enseñé la cafetera con un guiño — ¿Quieres un café con hielo?— le pregunté con mi mejor sonrisa. Asintió con la cabeza mientras sujetaba la manguera entre las rodillas para lavarse las manos y la cara.

Preparé dos vasos grandes. En uno de ellos introduje medio limón y azúcar de caña para mi infusión, en el otro sólo el azúcar y café.

Descalza me moví hacia la nevera en busca del hielo. El fresco del congelador se escapó acariciando mis piernas sudorosas y dando una pequeña tregua al sofoco.

Cuando él entraba en la cocina volqué la cubitera sobre el mármol de la encimera y los pequeños cubitos salieron resbalando hacia los lados. Recogí varios de ellos para echarlos en el vaso de café y el resto en el té. Uno de ellos había recorrido un camino más largo y fue a estrellarse contra su mano que lo atrapó con agilidad, al tiempo que me miraba. De un paso se colocó frente a mí y deslizó el trocito helado sobre mis labios entreabiertos como a cámara lenta, una traviesa gota resbaló por sus dedos hasta caer justo en el centro de mi escote, provocando que dos prominencias se despertaran bajo mi vieja camiseta de tirantes. El hielo siguió su recorrido conducido magistralmente por la mano experta desde mis labios a lo largo del cuello dejando un rastro que lejos de refrescarme, aumentaba mi temperatura.

Mis brazos rodearon su cuello mientras me colocaba sobre la gran isla que ocupaba la parte central de la cocina. Tendida, acalorada, y mojada.

Abrió uno de los cajones justo debajo de donde me encontraba y sacó unas tijeras.

Con sumo cuidado cortó la camiseta desde abajo hacia el escote, en cortes precisos, certeros hasta dejarla caer a ambos lados de mi cuerpo. Después hizo lo propio con mi pantalón corto, empezando por un lado y subiendo hacia la cintura y luego el otro.

Dio un trago a su café y con uno de los hielos en la boca fue recorriéndome, erizando mi piel con los roces helados desde la boca al cuello y de ahí hacia abajo con cuidado de no dejar un solo milímetro sin el refrescante contacto. Al llegar al ombligo dejó caer allí el cubito a medio derretir para darle una tregua a sus labios y nuevamente lo recogió bajando después hacia mi vientre. Cada gota de agua resbalaba cadenciosa por mis ingles yendo a parar a la encimera, mojando los trozos de mi pantalón cortado. Cerré los ojos y disfruté del contacto cuando llegó al centro de mi ser con el hielo entre los labios de ambos. La fría caricia no me enfriaba, me encendía. Y el agua goteante se unió a mi goteante marea. Una helada lengua la fue recogiendo. El infierno empezó con un hielo.

ANA FERNÁNDEZ

EL CUENTO DE LA PRINCESA

Hace un tiempo cayó en mis manos este vídeo que os pongo más abajo.

Es un poco largo pero merece la pena que lo veáis.

Se titula NO DUELEN SOLO LOS GOLPES, y Pamela, su protagonista nos cuenta su experiencia de una manera muy gráfica. Me impacta la historia, la fuerza de Pamela, la manera de contarlo. Me impactan las reflexiones a las que me lleva este vídeo, y lo único que puedo añadir es que hay muchas maneras, más sutiles, que aquí no cuenta Pamela, pequeños gestos diarios, frases sin intención o con ella, que una tras otra esconden la esencia del machismo. Y que debemos estar muy atentos porque esto, todo esto, lo estamos transmitiendo a nuestros hijos, y si no lo evitamos, la historia se repetirá cada día.

¡Y se repite eh!

Esto que ella cuenta lo vemos a diario en los adolescentes, bueno y en los que no lo son también…

Este verano, sin ir más lejos, tuve la ocasión de presenciar una escena en la playa, que para aquel que sólo va a tirarse a la toalla y criticar al vecino, pasaría desapercibida, pero para mi, que estoy atenta a todo lo que me rodea, me impactó profundamente.

Dos parejas de jóvenes, de unos dieciocho, quizás más. Muy chulitos y gritones ellos, muy guapas y sumisas ellas. Bromas y risas, que a mi ni puñetera gracia me hacían porque resaltaban esa esencia de machito que puebla determinada juventud. Una de las parejas decide ir al agua, el otro chico también se anima pero su rubia acompañante le recuerda que ya le había dicho al salir de casa que no se iba a bañar. El novio en cuestión le dice que si ella no va, el tampoco saldrá esa noche. Mi cara es un poema y espero la reacción de ella, que empieza a dar varias explicaciones, entre las que se cuenta que no quiere mojarse el pelo. Y su adorable acompañante, con voz muy bajita, para que nadie le escuche, empieza a susurrarle palabras, de esas que no intentan convencer a base de amor y respeto. No eran esas no… Eran esas otras amenazantes, sibilinas, sin voces, pero que hacen más daño porque maltratan desde dentro, mientras que ella sigue dando explicaciones de su negativa a ir a bañarse, hasta que llega al borde de las lágrimas de pura impotencia.

Por favor, que le mande a tomar por el culo y se vaya a su casa —pensaba yo—. Ella muy digna se levanta, y con toda su chulería le contesta —vale, pero el pelo no me lo mojo— y se va a bañar convencida de que se sale con la suya. A mi solo me apetece cogerla y decirle que si va al agua, está perdida, que si le «obedece» esta será la primera de muchas otras, que no vaya, que le deje, que salga con sus amigas esa noche y mande a la porra al imbécil ese que la obliga a ir al agua solo porque a él le apetece.

Y me quedo en la toalla, callada, con un nudo en el estómago, sin saber qué hacer…

Solo hubo algo que agradecí esa tarde. Mi hija, presenció la escena conmigo, y tuve la oportunidad de explicarle lo ocurrido con detalle. No os voy a poner lo que me contestó pero con el carácter heredado de su querida madre, os lo podéis imaginar. Me eché a reír y le pedí que jamás se dejase llevar por alguien así.

—¡No te preocupes mamá!

Ojalá me haga caso…

NO SOLO DUELEN LOS GOLPES

ESCALERA 14

Once de Septiembre

el cielo de tus ojos

adorna la arena

de la escalera catorce…

Once de Septiembre

el cielo de tus ojos

adorna la arena

de la escalera catorce.

La luz ilumina mi espacio

cuando llegas,

vacilante pero entera.

Y el otoño se traduce en nuestro abrazo

cuando tiemblas.

Sin embargo

tras la emoción te encuentro serena.

Y eres tú, estás aquí, llegas,

y cuando te vas

todo TÚ se queda.

GRACIAS A M.J. BERISTAIN

DORIS

Hoy os voy a hablar de Doris.

Doris es una cubana de casi setenta años que he tenido la suerte de conocer.

La conocí no hace mucho tiempo cuando entró a comprarme unos pendientes. Con ese acento maravilloso que adorna a cada cubano, me dijo que quería unos «un poco largos, que seguramente le gente pensará que a dónde va una señora de mi edad con estos pendientes», pero reflexiona ella:

-Yo “mija” estoy en una edad en la que me pongo lo que me apetece, porque una nunca sabe hasta dónde llegará.

-Pues me parece estupendo, póngase lo que le apetezca.

Y le conté que había leído una frase en la que una famosa decía que a sus sesenta y cinco años sólo quería hacer las cosas que le daban felicidad. Me responde Doris que a ella le ocurre lo mismo, que tiene sesenta y nueve años y que está en una edad…

-¡Ay qué edad! Fíjate como estoy que me acabo de comprar una bicicleta.

-¿En serio?

-¡Si!. Yo veía a los jóvenes por ahí andando en bicicleta y me apetecía tanto, que me he ido al centro comercial y me he comprado una. ¡Mira qué bonita!

Y Doris saca su teléfono y me enseña las fotos de su bici mientras me cuenta que a su hijo no le gustó mucho la idea, más que nada porque ella no sabía montar en bicicleta, de hecho esta es la primera que ha tenido en su vida, pero es tal la ilusión que pone al contármelo que me la imagino como una niña con zapatos nuevos.

-¿Y sale mucho en bici?

-¡Pues claro, ando como una bala! He ido muchos domingos al parking del centro comercial a dar vueltas para aprender y ahora no paro.

No pude evitar preguntarle su nombre y prometerle que le dedicaría una entrada en mi blog porque me encantan las personas que como ella jamás pierden la ilusión por aprender, por experimentar, por VIVIR.

Muerta de risa me dice —Ay mi niña, qué encanto— y se le llenan los ojos de lágrimas. Y a mi que me encanta hacer feliz a la gente, no me cabe el corazón en el pecho, y lo que no sabe Doris es que la que me ha hecho feliz a mi, es ella.

¡Ole tú Doris! Ole tú y todos los que son como tú.

NO TEMAS

Romper las cadenas

quebrar ataduras

salir del camino

¿Es ese el peligro?

Romper las cadenas

quebrar ataduras

salir del camino

¿Es ese el peligro?

Zozobrar

encallar en la orilla

ahogar la vida

¿Ese es el temor?

No

El temor

es no hallar  la salida

seguir las huellas de otros

quedarse en tierra firme

aire contaminado

en lugar del aroma

al que huele la libertad,

olor a jazmín y rosas

a madera

a hierba recién cortada

olor a niebla

a montaña

a leña.

No temas

ni a la oscura noche.

Solo has de temer

a tu propia tristeza.

40 FRASES PARA MI HIJA

Los hijos, nuestra mayor preocupación y también nuestra mayor alegría. Siempre pensando si lo estamos haciendo bien o haremos de ellos un completo desastre. El gran miedo a equivocarnos, a decir o hacer de más o de menos. Educar es el trabajo más difícil al que yo me he enfrentado y supongo que muchos de los que estáis al otro lado de la pantalla pensaréis lo mismo. Es muy fácil dar consejos cuando no se tienen hijos, o cuando se tienen y pensamos que somos los padres perfectos. Hoy recuerdo una anécdota que me contaba siempre mi madre, cuando de pequeña me portaba mal —que no era casi nunca porque yo he sido buenísima—, pero cuando eso ocurría, una vecina le solía decir a mi madre «Si es mía, la mato», a lo que mi madre respondía «Si fuera tuya, yo también la mataba, pero es mía».Pues eso, que los padres perfectos no existen, he oído hablar de ellos si, pero yo no he visto ninguno, y en esto, como en otras cosas, yo tengo que ver para creer. El caso es que me he puesto a hacer una lista de las cosas importantes que yo le quiero decir a mi hija mientras va creciendo. Algunas pueden parecer muy obvias, quizás por eso no se las decimos a nuestros hijos y eso creo que es un error. Estas son vitales para que crezcan felices, con una fuerte autoestima y que sepan que les queremos por encima de todo. Esta lista no es la perfecta, pero es la mía. Podría poner muchas más, pero entonces nos haríamos viejos leyendo.

1- Puedes conseguir todo lo que te propongas.

2-Tendrás que trabajar duro.

3-No tienes que depilarte si no quieres.

4- Tampoco maquillarte, porque tu ya eres hermosa.

5-No juzgues a las personas por su aspecto sino por su corazón, o mejor aún, no juzgues a nadie.

6-Busca tu sitio y a los que son como tú.

7- Lee mucho.

8-Tener estudios te dará conocimientos, pero no educación.

9-No eres más que nadie, pero tampoco menos.

10-Nada de lo que hagas puede decepcionarme.

11-No necesitas tener hijos para sentirte realizada.

12-Anota tus sueños y no los dejes por nada ni por nadie.

13-Quiérete más que a ninguna otra persona.

14-Puedes escoger tener pareja o no.

15-Esa pareja puede ser del sexo que tú decidas.

16-Ayuda siempre que puedas a los demás.

17-Sé generosa.

18-Ganar, no siempre da satisfacción.

19-Viaja.

20-Una casa y un coche no te harán más feliz, un abrazo si.

21-Disfruta de las cosas sencillas de la vida.

22-Lucha por tus derechos y por los de los demás.

23-Haz lo que consideres que es justo sin importarte lo que opinen otros.

24-Abraza mucho.

25-Nunca dejes de aprender.

26-Aliméntate bien.

27-Haz deporte.

28-Respétate.

29-No te dejes arrastrar por la marea.

30-Concédete un capricho de vez en cuando.

31-Sé ordenada.

32-No bebas.

33-No fumes.

34-No te drogues.

35-No maltrates tu cuerpo de ninguna forma, solo tienes ese.

36-Equivócate.

37-Cuando te equivoques llámame,estaré a tu lado.

38- Si no eres feliz cambia de rumbo.

39-Fórmate en aquello que te haga disfrutar.

40-Escoge bien a tus amigos y cuídales mucho.

Cuarenta se me han quedado cortas, no me llegaría una lista de mil. Creo que se las iré poniendo en el plátano de la merienda cada día. Ojalá me haga caso en al menos la mitad de ellas.

40 PREGUNTAS BY ANITA FOR VALERIA

Esta entrevista os va a encantar.

Voy a desvelar los más íntimos secretos, —no eso no, que ya los cuenta ella en su blog— voy a descubrir las pasiones secretas, —bueno no que esas también las cuenta ella—  voy a describir la vida sexual,  —mierda no, que eso también os lo relata ella—. Bueno pues nada, poco os puedo contar de Valeria que no sepáis ya, alguna cosita sin importancia, como que su chico no toma vitaminas ni nada o que ella no tiene tatuajes. También que afirma que su calidez es debido a que es de Tenerife —a ver si el resto de tinerfeños piensan igual— yo más bien pienso que es la juventud, que como solo tiene veintiséis pues está en plena efervescencia, aunque yo tengo cuarenta y dos y …¡uy ! que me pierdo…

Es rencorosa, fiel y pocas veces le duele la cabeza. De su chico admira su buen humor. Normal, cómo no va a estar siempre de buen humor si tiene a su lado una mujer estupenda, guapa e inteligente, sexualmente muy activa y que comparte a sus amigas con él, o a él con sus amigas —el orden de los factores  no altera el producto—, ese es el sueño de cualquier hombre. Y su fuerza de voluntad también admira, claro porque habrá días que el chico llega cansado  y no le apetece el encuentro carnal pero ella aparece con las mencionadas amigas y el pobre hace el esfuerzo y las complace. Voluntad de hierro diría yo.

Se emociona con facilidad, no podría vivir sin ilusión, le molestan las injusticias, esa es la cara que más me gusta de ella. Lo demás lo podéis descubrir aquí, o en su maravilloso y sensual blog «Los labios de Valeria»

Valery hija qué vicio tienes!

Mil gracias por todo.

1 ­-¿Hay alguna pregunta que quieres que te haga?

La verdad es que no. Puede que me esperara alguna, pero no, voy a decir que no.

2 -¿Cuál es tu postura favorita para hacer el amor?

¿Hay que escoger sólo una? Jajajaja.

3- ­¿Follas tanto como cuentas?

Para qué mentir….

4- ­¿En qué piensas antes de dormir?

En lo que tengo que hacer al día siguiente.

5- ­¿Qué es para ti algo imprescindible para vivir?

Tener ilusión.

6 ­-¿Qué serías capaz de hacer por amor?

Pues no lo sé, lo que haga falta dada la situación.

7 ­-¿Perdonarías una infidelidad?

No, jamás, nunca.

8- ­¿Te has emborrachado alguna vez?

La verdad es que no.

9 -­¿Sabes perdonar?

En realidad creo que no. Yo digo que sí, pero luego me las guardo, creo que soy un poco rencorosa…

10 -­¿Nunca te duele la cabeza?

De vez en cuando.

11 -­¿Qué tomas para estar siempre tan cálida?

¡Soy de Canarias!

12 -­¿Has sido infiel alguna vez?

No.

13 ­-¿Por qué empezaste a escribir?

Es algo que siempre me ha gustado pero el por qué, no lo sé. Supongo que como todo el que tiene un blog, la necesidad de contar algo. En mi caso, me gusta provocar, pero así, a escondidas…

14 ­-¿A qué hora te levantas?

A la hora que requiera el día.

15 -­¿Cuándo fue la última vez que lloraste?

Con el poema de las flores de Margui.

16­ -¿Te ves casada y con hijos?

Ahora mismo, no.

17­ -¿Alguna vez te apetece partirle la cara a alguien?

Muchas…

18­ -¿Cambiarías alguna decisión del pasado?

Creo que no.

19 -­¿Qué te hace perder los papeles?

Las injusticias, la gente desconsiderada o incívica.

20 ­-¿Qué vitaminas toma tu novio?

Jajajaja, dieta sana, nada más.

21 ­-¿Cómo le conociste?

En una cafetería, no quedaban sitios libres y compartimos mesa.

22- ­¿Qué dijo cuando le contaste tus gustos sexuales?

“Ah, vale”.

23 -­¿Qué es lo que más feliz te hace del mundo?

Cientos de pequeñas cosas.

24- ­¿Tienes una amiga por la que darías la vida?

Si.

25 -­¿Qué haces cuando no estás trabajando o escribiendo?

Aparte de las cosas que cuento en el blog, cosas normales cotidianas, dibujar, leer blogs, comentar, hacer ejercicio… No me queda mucho más tiempo en el día.

26­ -¿Has ido a la universidad?

Si.

27 -­¿Cuál es tu canción favorita?

Uff, hay muchas… Dije en un relato que me gustan los ritmos latinos, pero que soy rockera, así que, voy a decir Talk dirty to me, de Poison, creo que me pega jajaja.

28­ -¿Recuerdas el primer libro que leíste?

La verdad es que no, aunque recuerdo con cariño uno del cole, Borja.

29 -­¿Qué es lo que más admiras en una pareja?

Honestidad, comunicación, aunque en realidad no lo admiro, es algo que doy por hecho. Te puedo decir que de mi chico admiro su buen humor, su positivismo y su fuerza de voluntad.

30 ­-¿Sin qué no podrías vivir?

Ilusión, proyectos, siempre tengo algo en mente. Aparte de cosas como el chocolate, el queso, el sexo…

31 -­¿Cuántos años tienes?

26

32­ -¿Ese lunar es natural o tatuado?

No tengo tatuajes, aunque es algo que me desconsuela.

33 -­¿Por qué o por quién lo dejarías todo?

Por mi chico, obviamente.

34 -­¿Crees en dios?

Si.

35­ -¿Qué crees que pasará cuando se acabe la pasión?

¿Por qué tiene que acabarse?

36 -­¿Existe el amor para toda la vida?

Pues claro!!!

37 ­-¿Tienes buenos recuerdos de tu infancia?

Muchísimos!!!

38­ -¿Eres celosa?

No.

39 ­-¿Qué no soportas en una pareja?

Que sea desconsiderada, irrespetuosa.

40 -­¿Te arrepientes de algo en la vida?

No.

EL VIERNES DE POESÍA CON MI MARÍA

Un viernes más, toca el poema.

Y esta vez, viene de la mano de una mujer, María, que desborda sensibilidad, ternura, dulzura.

Algunos de vosotros ya la conocéis y podéis disfrutar de su talento.

A los demás os recomiendo visitar su blog “Te miro, me miras, nos miramos” y sumergiros en un mar de deliciosas sensaciones.

Este poema que he escogido se merece estar aquí por varios motivos pero la frase final es para mi una verdadera joya.

Y aunque es viernes, os dejo aquí:received_10205109363678276.jpeg

UN JUEVES Y UN POEMA

A veces me da miedo

notar tu mano dibujando mi boca.

Miedo que traspasa mi piel y los cristales.

Y anida en las mentes, envidiosas.

A veces me da miedo

respirar lo que respiras.

Miedo que inunda mi mente y los suspiros

y convoca el fin de los sueños.

A veces me da miedo

soñar que se termina.

Miedo que ilumina la noche de presagios

y dibuja el fin.

A veces me da miedo

no ser contigo…

… inmortal.

MARÍA G. VICENT

UNOS MINIMOS

 

Como estamos de vacaciones y no tengo demasiado tiempo para escribir, he decidido seguir el consejo de un amigo y rebloguearme a mi misma. Y como otro amigo me ha traído esta entrada a la memoria y me he acordado de lo que me rei escribiéndola, aquí os la dejo. Besines Navideños a todos y todas!!

Reflexiones al borde de los cuarenta

-Esto es el mundo al revés Anina, me dice una amiga muy querida.
Resulta que tengo varias amigas, que están solteras y sin pareja. Y no acaban de encontrar al candidato ideal, que no es que ellas sean en exceso exigentes, para nada, pero me dice esta amiga que por lo menos hay que pedir “unos mínimos”.
 Yo pensaba que se refería a que tengan trabajo, casa, coche, etc…
-No nena, me contesta, me refiero a lo otro…
Y yo respondo que entonces se refiere a guapos,
educados, cultos, inteligentes…
-Que no, que no, que yo lo que pido son unos mínimos de lo importante.
Y entonces caí en la cuenta.
-Ah ya se, que tu quieres unos mínimos en cuanto a calidad y tamaño, osea que cumplan con las especificaciones y se ciñan a la media europea, vamos. Y que además tengan una funcionalidad y durabilidad  acorde a lo…

Ver la entrada original 57 palabras más