MI VIERNES DE POESÍA

Derramarme en ti

besar la lluvia en tus ojos cada día,

no dejarte nunca…

Derramarme en ti

ver esa mirada que me encuentro de repente

y en un campo de espigas mi piel se convierte

y pensar,

que hay algo en esa mirada

que me pierde.

Poema con algunas letras prestadas…

ANA FERNÁNDEZ

ESCALERA 14

Once de Septiembre

el cielo de tus ojos

adorna la arena

de la escalera catorce…

Once de Septiembre

el cielo de tus ojos

adorna la arena

de la escalera catorce.

La luz ilumina mi espacio

cuando llegas,

vacilante pero entera.

Y el otoño se traduce en nuestro abrazo

cuando tiemblas.

Sin embargo

tras la emoción te encuentro serena.

Y eres tú, estás aquí, llegas,

y cuando te vas

todo TÚ se queda.

GRACIAS A M.J. BERISTAIN

MI VIERNES DE POESÍA

Si amanece nublado

en tu alma desnuda

y el frío te acecha

a través de la bruma…

Si amanece nublado

en tu alma desnuda

y el frío te acecha

a través de la bruma,

toma mi abrazo

y abrígate.

Si por contra hace sol

y los rayos te queman

abrasando sin tregua

tu piel de seda,

yo de pie a tu lado

soy la sombra del árbol.

En cualquier amenaza,

yo acojo tus miedos.

Pero no se te olvide

que ante la tempestad

tú,

sigues siendo mi puerto.

ANA FERNÁNDEZ

EL SAUCE

Hace un tiempo, una amiga puso en mis manos un artículo de una empresa italiana que proponía cambiar el modo tradicional de enterrar a las personas fallecidas, por otro mucho más ecológico. Se trataba de introducir el cadáver en una cápsula ecológica, en la que se plantan unas semillas del árbol que la familia elija y de esta manera el cuerpo genera los nutrientes necesarios para que este árbol crezca. A mi me pareció una idea preciosa y las dos intercambiamos opiniones sobre el tipo de árbol que nos gustaría ser. De todos, mi favorito era el sauce llorón. Entonces lo escogí por mi tendencia natural a las lágrimas, pero meses después he leído mucho sobre este maravilloso árbol y ahora sé por qué lo escogí.

El sauce simboliza el ciclo de la vida.

«En la mitología clásica, el sauce estaba relacionado con Perséfone, que tenía un bosque de sauces bajo su advocación. Por un acuerdo entre los dioses del Olimpo y el de los infiernos, Perséfone tenía que pasar la mitad del año en el submundo (otoño e invierno) y la otra mitad (primavera y verano) con su madre, Démeter, la diosa de la agricultura. Así explicaban el origen de la sucesión de las estaciones e identificaban al sauce con este ciclo anual».

«Las hojas caen a la tierra y su descomposición proporciona alimento al bosque que renace en la siguiente primavera, así año tras año. Al igual que las hojas del sauce al caer, los hombres al morir renacen en el gran espíritu».

«La muerte, la nostalgia, la eternidad, el ciclo de la vida, el destino que acaba cumpliéndose pese a nuestros esfuerzos por evitarlo. Todos ellos son temas recurrentes en literatura, donde el sauce aparece a menudo».

Estas son sólo algunas de las definiciones que encontré sobre el sauce llorón, hay muchas más, pero estas han sido suficientes para inspirarme un poema.

Aunque pueda parecer un tema triste el que hoy os comparto, para mí no lo es. Habla de renovación, de ciclos vitales y del viaje de la vida que espero que sea muy largo.

EL SAUCE

Si llegaste a pensar

por un sólo momento

que me ahogaría en la lluvia,

que caería al abismo,

has errado el tiro.

Soy la rama del sauce

que se dobla hasta el suelo,

y alimenta la tierra

a la que está unida

renovando su ciclo.

Y sus duras raíces

se abren paso hasta el agua

quebrando los muros

que quieren atraparla

y matarla de sed.

ANA FERNÁNDEZ

APAGA TU TELÉFONO

Como medio WordPress está de vacaciones, y el otro medio, estamos un poco vagos, hoy os dejo una de mis entradas de hace tiempo, y de paso me doy un respiro. Y hablando de desconectar va un post de desconexiones, o no…

¡FELICES VACACIONES A TODOS!
Acabo de ver un vídeo que se titula “Look Up, apaga tu celular y conéctate al mundo”
El protagonista viene a decirnos mediante un poema que desconectemos el móvil y el ordenador y que salgamos a la calle, porque nos estamos perdiendo la vida y somos una generación de imbéciles que dejamos pasar la oportunidad de vivir por estar conectados todo el día.
Lo dice este chico desde un vídeo en YouTube que recorre Internet claro, por eso lo estoy viendo, esta es la primera incoherencia.
Tiene 422 amigos y no conoce en persona a ninguno de ellos aunque les habla todos los días.
El imbécil es él por creer que como los conoce en la red son sus amigos.!
Yo tengo bastantes menos y conozco al 99% de ellos, y a los que no conozco aún, es porque no he tenido la oportunidad pero ya llegará.
Dice después, que esto que vivimos en las redes sociales es sólo una ilusión, lo que no sabe es la ilusión que me ha producido a mi encontrarme con mis amigos de la infancia después de 22 años, a través de estas redes, cosa que habría sido impensable de otra manera, porque cuando yo dejé de estudiar y me fui de mi pueblo no teníamos teléfonos móviles que darnos unos a otros.
Nos vendemos a nosotros mismos a través de la red, dejando ver sólo la parte buena, pero de eso se trata. La manera de comunicarse hoy en día ha cambiado y si antes en las discotecas ligabas bailando bien, o haciéndote la interesante, o encontrabas trabajo enviando un currículum con alguna que otra trampilla, hoy se hace a través de la red, no ha cambiado nada más que el canal, la información sigue siendo la misma.
Aconseja este chico que si estás en público y te sientes solo, dejes el móvil y hables con la gente.
Yo lo siento pero si estoy en público y me siento sola prefiero hablar con un amigo aunque sea por mensaje, que escuchar cualquier bobada de alguien que ni me conoce, ni probablemente le interesa nada de lo que yo tengo que contarle.
La gente está muy sola, es cierto, pero no la que está conectada mucho tiempo a Internet, que también los habrá, sino la de la calle, la que vemos todos los días.
Yo trabajo de cara al publico y estoy cansada de que vengan personas de avanzada edad a contarme sus vidas, y esas seguro que no tienen perfil en Facebook.
Continúa diciendo que ahora los parques están vacíos porque los niños solo saben jugar con el Ipad en casa, que ya no hay rayuela, ni comba. Este se ve que no pasó por el parque de al lado de mi casa en hora punta, que no cabe ni un alfiler.
Parece ser que somos una generación de idiotas por estar conectados a Internet.
-Estás todo el día con el teléfono, te vas a quedar boba!
-Y tu viendo el Sálvame y yo no digo nada!
Sugiere también que si no levantas la vista del teléfono, a lo mejor no conoces a la mujer de tu vida, y encima te pinta esa vida como idílica.
Pues hay cantidad de parejas que se han conocido en Internet, algunas de ellas amigas mías, y están felizmente casadas ahora.
Lo de no compartir con el resto los momentos felices ya es de risa, porque ahora se comparte por mensajes o en redes sociales, pero es que antes también se hacía.
Todos nos hemos ido de viaje y traído vídeos y fotos para martirizar a familia y amigos con el reportaje. Lo hacíamos en una reunión en casa, pero ahora con el poco tiempo que tenemos, pues en red es mucho más rapidito.
Es cierto que no se pueden sustituir momentos personales como el primer beso o el nacimiento de un hijo, pero tampoco nunca antes hemos podido enviar la foto de ese primer hijo a un hermano que vive lejos o compartir con nuestra mejor amiga ese primer beso, en tan poco tiempo.
Sal a conocer el mundo dice por último.
Pues mira querido eso lo dices siendo jovencito, sin cargas familiares y con mucho tiempo libre y te digo, pues si, sal a conocer el mundo y déjate de mirar el teléfono.
Pero hay muchas circunstancias que impiden que salga yo a conocer el mundo, sobre todo cuando llega la noche y estoy agotada de trabajo, casa y demás, con lo cual, mi mejor manera de mantenerme informada, aprender cosas a diario, mantener el contacto con personas a las que quiero mucho pero no las puedo ver todo lo que quisiera, y relacionarme, en encender mi ordenador o mi teléfono móvil y conectarme con el resto del mundo.
Podría estar viendo culebrones en la tele o programas insufribles, socialmente es mucho más aceptable, pero es que a mi nunca me han gustado los culebrones.
Mi reflexión final es la siguiente.
TODO CON MODERACIÓN

MI VIERNES DE POESÍA…

¿Cómo puedo no quererte?

Si en el brillo de tus ojos

cuando miran a los míos

adivino lo que sueñas.

¿CÓMO PUEDO…?

¿Cómo puedo no quererte?

Si en el brillo de tus ojos

cuando miran a los míos

adivino lo que sueñas.

¿Cómo puedo no adorarte?

Si tu sonrisa traviesa

fluye hacia mi boca

como sangre por las venas.

¿Cómo puedo no admirarte?

Si me llenas de poesía

cada vez que tú me abrazas

y me cuesta separarme.

¿Cómo puedo no desear

que vibres al escucharme?

Si vibra mi voz contigo.

¿Cómo puedo?

Si eres mi amigo, mi todo.

Si bañas mi vida de luz.

¿Cómo puedo…?

Ana Fernández Díaz

NUESTRO VIERNES DE POESÍA

Ven

tócame el corazón

quiero que veas que late

sin sentido y sin razón.

Esta es una versión de mis viernes de poesía, que ha surgido de un poema compartido, escrito a cuatro manos y dos latidos con un amigo muy querido para mi. Este es un poema nacido de una frase: —«¿Hacemos uno al alimón?»— y no sé si ha sido al alimón o a la naranja pero nos ha salido así…

POEMA A DOS LATIDOS

Ven,

acércate a mi

quiero decirte bajito

todo lo que me haces sentir.

Ven

tócame el corazón

quiero que veas que late

sin sentido y sin razón.

Ven,

voy despacio hacia ti

apenas rozo tu corazón

y lo oigo retumbar

como oleaje terco,

en la cueva más honda

de mi sensibilidad.

Y me dejo empapar de ti

de tus húmedos sueños

que se abren en caricias de rocío.

Ven, amor

cobíjate en mi sombra

y siente

mi corazón desbocado con el tuyo.

Dame un abrazo fuerte,

abriga mi alma triste,

pon tus manos en mi cara

y dime que todo pasa.

Que siempre estarás ahí,

que no vas a soltar mi mano,

que escribiremos juntos

poemas a cuatro manos

de deseos y de sueños

de dos locos enamorados.

Siempre estaré ahí

esperando tus sueños

escribiendo ternura a manos llenas

sobre tu piel de seda.

Derramaré palabras

como pétalos

sobre tu vientre de jazmín

y se quedarán temblando

enredadas en tu pelo

e irán cayendo despacio

hasta encontrar el molde de tus labios.

G.A.F.

MI VIERNES DE POESÍA…

Si volviera a nacer,

si viviera dos veces

buscaría tus huellas

caminando descalza,

MIS HUELLAS

Si volviera a nacer,

si viviera dos veces

buscaría tus huellas

caminando descalza,

y por cada vereda

dejaría las marcas

de mis pies desnudos

sobre todas las tuyas

para hacerlas eternas,

impasibles al tiempo,

a la lluvia, al granizo,

imborrables al paso

de mil huellas de otros

como si en granito

las hubieran tallado

unas manos expertas.

ANA FERNÁNDEZ

DORIS

Hoy os voy a hablar de Doris.

Doris es una cubana de casi setenta años que he tenido la suerte de conocer.

La conocí no hace mucho tiempo cuando entró a comprarme unos pendientes. Con ese acento maravilloso que adorna a cada cubano, me dijo que quería unos «un poco largos, que seguramente le gente pensará que a dónde va una señora de mi edad con estos pendientes», pero reflexiona ella:

-Yo “mija” estoy en una edad en la que me pongo lo que me apetece, porque una nunca sabe hasta dónde llegará.

-Pues me parece estupendo, póngase lo que le apetezca.

Y le conté que había leído una frase en la que una famosa decía que a sus sesenta y cinco años sólo quería hacer las cosas que le daban felicidad. Me responde Doris que a ella le ocurre lo mismo, que tiene sesenta y nueve años y que está en una edad…

-¡Ay qué edad! Fíjate como estoy que me acabo de comprar una bicicleta.

-¿En serio?

-¡Si!. Yo veía a los jóvenes por ahí andando en bicicleta y me apetecía tanto, que me he ido al centro comercial y me he comprado una. ¡Mira qué bonita!

Y Doris saca su teléfono y me enseña las fotos de su bici mientras me cuenta que a su hijo no le gustó mucho la idea, más que nada porque ella no sabía montar en bicicleta, de hecho esta es la primera que ha tenido en su vida, pero es tal la ilusión que pone al contármelo que me la imagino como una niña con zapatos nuevos.

-¿Y sale mucho en bici?

-¡Pues claro, ando como una bala! He ido muchos domingos al parking del centro comercial a dar vueltas para aprender y ahora no paro.

No pude evitar preguntarle su nombre y prometerle que le dedicaría una entrada en mi blog porque me encantan las personas que como ella jamás pierden la ilusión por aprender, por experimentar, por VIVIR.

Muerta de risa me dice —Ay mi niña, qué encanto— y se le llenan los ojos de lágrimas. Y a mi que me encanta hacer feliz a la gente, no me cabe el corazón en el pecho, y lo que no sabe Doris es que la que me ha hecho feliz a mi, es ella.

¡Ole tú Doris! Ole tú y todos los que son como tú.

MI VIERNES DE POESÍA

Allá por el mes de Abril, uno de mis poetas favoritos, escribía en su blog una composición fabulosa acompañada de una canción que yo he compartido con vosotros en una entrada de la semana pasada.

Allá por el mes de Abril, uno de mis poetas favoritos, escribía en su blog una composición fabulosa acompañada de una canción que yo he compartido con vosotros en una entrada de la semana pasada. Al leer su poema, a mí me brotó otro. Como muchas de las veces que Pink y yo nos leemos, el que lee, deja su aportación en los comentarios en forma de poema o de relato que completa la entrada del que escribe. Bien, pues esta semana Pink me ha pedido que publique en mi blog aquel poema que yo le dejé y como no puedo negarle nada porque le adoro, aquí os lo dejo. Para entenderlo mejor os aconsejo que leais el suyo primero. Lo podéis encontrar aquí.

CELOS DE LA LLUVIA

No des más vueltas

no busques nada

ni tengas dudas,

es mi mirada

la que te busca enamorada.

Mis emociones y nuestro llanto

¡Cómo he podido extrañarte tanto!

Es mi sonrisa

que tu dibujas,

tus labios dulces

los que la ocupan.

No tengas celos

ni de la lluvia,

atardeciendo y enloqueciendo

soy solo tuya.

Y aunque me moje

y me acaricie

no tengas dudas.

ANA FERNÁNDEZ