SIEMPRE HAY ALGUIEN

Va otra reflexión

Esta surge, de nuevo, de mi grupo de compañeros de Historia del Arte.

Entre apuntes, preguntas, evaluación continua, notas o exámenes, todavía nos queda tiempo para algunas charlas y unas pocas risas.

Algunos de los grupos de «WhatsApp» dan para escribir un libro. En ellos voy conociendo, nos vamos conociendo, personas increíbles.

Una de esas personas es Jéssica, una gaditana que vive en Cartagena desde hace veinticinco años, quince de los cuales los ha dedicado y dedica a su pasión, dar clase en el instituto ISEN de Formación Profesional en esta ciudad.

Da clase y a la vez estudia este Grado en Historia del Arte, tomemos nota de esto.

Sus alumnos, jóvenes entre quince y diecinueve años. Os podéis imaginar lo que eso significa: hormonas por las nubes, problemas, desmotivación y un largo etcétera.

Sin embargo, Jéssica, es una de esas personas que ama tanto su trabajo que dice cosas como: «adoro a mis niños»,«aprendo de ellos cada día», «me encanta mi trabajo», «no lo cambio por nada».

Jessica dice que es muy dura como profesora.

Es tan dura, que para carnaval se le ha ocurrido la genial idea de disfrazarles de obras de arte. Os dejo el resultado para que podáis juzgar.

Ellos aún no lo saben, pero tienen una de las mejores profesoras del mundo y eso, para los que somos padres, es una tranquilidad.

Y yo tenía que escribir este post porque las gentes como Jessica, me devuelven la fe en el género humano, que os prometo que muchas veces la pierdo, pero siempre hay alguien que me hace recuperarla. No está todo perdido, de verdad que no.

Este pequeño homenaje es para Jéssica y para todas las «Jéssicas» que tratan de hacer de éste, un mundo mejor a través de la enseñanza.

Ojalá que nunca perdáis la ilusión y las ganas.

Si os apetece ver el resto de las fotos, en el Facebook de su instituto podéis encontrarlas.

ANA FERNÁNDEZ DÍAZ

NOS LEVANTAREMOS

A menudo, cuando estamos mal, pensamos que no vamos a poder levantarnos, que todo es oscuro y difícil, que nunca volveremos a estar bien. Afortunadamente siempre hay manos que ayudan, oídos que escuchan, abrazos que curan, amigos que entienden tu lucha, la que sea. A veces esos amigos nos joden el día con su sinceridad, rompiendo esquemas, destrozando teorías, pero están ahí, para levantarnos a golpe de carcajadas o collejas.

Y gracias a ellos vuelves a levantarte y mueves montañas.

Va por ellos, aunque me hagan llorar, a ratos de risa y otros ratos a lágrima viva.

Alguien que sea capaz de encontrar

bajo la superficialidad cotidiana

nuestras cicatrices más profundas

que entienda los porqués de las heridas

que nos acompañe mientras curan

y aliente nuestra vida con ternura.

Que adivine lo que quiebra nuestras voces

que empape nuestras lágrimas

y que escuche con respeto nuestra historia.

Dos manos capaces de recomponer nuestros pedazos

unirlos nuevamente con abrazos

Mil amaneceres en silencio

contemplando el mar desde el mismo faro.

sin juicios ni reproches, sin preguntas

con respeto, sin rencores.

Mientras tanto, soñamos

ANA FERNÁNDEZ DÍAZ

UN POEMA DE DOMINGO

Este es un poema dedicado a una persona a la que quiero mucho, una de esas personas que tienen brillo en el corazón aunque no lo saben.

Para ella y para todos los que tienen el alma pura y encuentran en el brillo de unos ojos el motivo para caminar.

Resbaló en el abismo de sus ojos

mientras él bajaba al abismo de su vientre.

Entendió en esa mirada el océano de ambas vidas

aferradas una a otra congelando soledades

Y un hilo de esperanza los ató a la cama y en la cama, fueron dos al mundo ajenos. 

Ana Fernández Díaz

CONTIGO APRENDÍ

Un domingo más, frente al tradicional vermú, me siento y reflexiono. Hoy lo hago pensando en mi madre

Recuerdo a mi madre cocinando en la vieja cocina de leña que había en mi casa cuando era una niña. Mi madre y la cocina van unidas siempre. Por eso uno de los deseos más recurrentes de mi madre durante este encierro es volver a comer todos juntos en su casa.

También va unido a la imagen de mi madre el trabajo duro, toda su vida ha sido una trabajadora infatigable. Lo sigue siendo aunque ya no esté en activo.

Mi madre trabajó en el campo cuando vivíamos en el pueblo. Allí la recuerdo con la espalda quemada por el sol recogiendo hierba durante los meses de verano o con los pies pingando en pleno invierno.

De ella aprendí que la hospitalidad es una obligación moral. También aprendí la honradez, la honestidad, el hacer lo que hay que hacer, la humildad, la tolerancia, el amor propio y muchas cosas más.

Aprendí que ser madre no es controlar y acaparar la vida de los hijos, sino dejarles la libertad para equivocarse y se ha tenido que contener mucho porque nos hemos equivocado una buena cantidad de veces. Aprendí que hay que estar siempre para los hijos aunque la hayan liado parda.

Aprendí también el valor de la familia, el optimismo, el disfrutar de la vida. Me enseñó a cocinar, a planchar, a lavar; lo intentó con la costura pero ahí no fui buena alumna, lo reconozco.

Mi madre es mejor abuela que madre y eso sí que es difícil porque como madre es perfecta.

Me enseñó que nunca es tarde para coger la maleta y cambiar de vida si la vida que tienes no te gusta.

Mi madre tiene un corazón muy grande aunque ahora necesite ayuda para latir.

Mi madre no tiene defectos. Es perfecta. Y la adoro.

Para ella va esta entrada de hoy.

Felicidades mamá.

Ana Fernández Díaz

El Autentico Dossier

Ya sabía yo que terminaría metida en un lío jajajajaja.
Y mira por donde estoy metida si, pero en un dossier…..

Velehay

El auténtico dossier

Este dossier ha sido creado con colaboración exhaustiva de

Antonio Caro Escobar. antoncaes.wordpress.com 

Manuel Ribadulla. bestasalvaxe.wordpress.com

Amalaidea. amalaidea.wordpress.com

Henar de Andrés. pensandoenlaoscuridad.wordpress.com

Chus. espaciochus.wordpress.com

Óscar Bustamante. historiastrastudni.wordpress.com

Sensi. eldiariodesensi.wordpress.com

Ana Fernández Díaz. reflexionesalbordedeloscuarenta.wordpress.com

Este dossier se creó a raíz de un vídeo que salio publicado por aquel que no se puede nombrar, y que levanto una gran expectación en el mundo blog, Despertó más curiosidad por el echo de la posible existencia de la elaboración de unos documentos muy comprometidos para ciertos miembros de esta comunidad blogera, Elaborados por el que vive en el lado oscura de la luna escarlata.

https://wordpress.com/read/post/id/95378116/588

El que suscribe solo se ha limitado a hacer visible algo que lleva circulando por la comunidad cerca de un mes.

Ver la entrada original

JURO DECIR LA VERDAD, TODA LA VERDAD…..BLA, BLA,BLA

Hay varias versiones de lo que ocurrió ese día, la de Besta, la de Amalaidea, la de Henar, la de Antonio,  la de Chus, la de Oscar y la de Sensi, pero la única persona que supo con certeza lo ocurrido soy yo, bueno y mi inmediato superior del que no daré datos por el momento.

Como inspectora de policía y en el marco de la investigación  en el caso de los dossieres secretos, tuve que construirme un personaje.

Siempre había querido regentar un Sexshop y ese fue el papel elegido.

Me busqué un socio serio y formal,  Antonio, un antiguo confidente de la policía a medio regenerar, pero que no levantaría  muchas sospechas. Allí vendía consoladores a mujeres o parejas que intentaban reavivar la llama de sus pobres vidas sexuales.

Me hice muy amiga de algunas clientas, entre ellas  Sensi, que era asidua. Su pasión por los juguetes para adultos sólo era superada por sus deseos de cantar. En mi tienda conoció a Oscar, uno de mis mejores proveedores, con una mente muy retorcida para los placeres de la carne.

También me visitaba con frecuencia una joven con cara de no haber roto nunca un plato, pero que arrasaba con todas las existencias de látigos y fustas, y algún que otro aparato, que no se muy bien si usaba como generador de placer o de tortura.

Cuando tuvo la confianza suficiente conmigo me confesó que se llamaba Henar y estaba casada con un señor que vendía colonias en el paseo marítimo, Chus, al que nunca pude echarle el ojo encima.

Aunque en realidad yo ya conocía a Henar y a Chus, porque mi investigación estaba encaminada a descubrir a dos policías corruptos que trataban de quedarse con una plantación de “malas hierbas” propiedad de un agricultor llamado Besta.

Y ellos  eran los dos garbanzos negros de la policía.

Mi investigación había empezado meses antes buscando la identidad de los  corruptos y a través de estos llegué a los demás.

Uno de ellos, Lottar, vivía en una casa de té, era un viejo amigo de Besta y tenía una extraña relación con otra de la que nunca supieron el nombre pero que tenía muy mala idea, porque no hacía más que poner pegas al negocio.

Después de esa noche Lottar desapareció sin dejar rastro y aún lo estamos buscando.

En uno de los escarceos campestres de Oscar y Sensi estos habían descubierto la enorme plantación de “malas hierbas”, de esas que generan euforia y desinhibición.

Se fueron ganando la confianza de Besta y éste al  final accedió a venderles las plantas a cambio de una cantidad irrisoria.

Pero antes de poder llevárselas, se vieron obligados a negociar con los otros competidores inesperados que habían tenido la misma idea que ellos.

El pastel debía cortarse en demasiados trozos ya: Henar y su marido Chus, Lottar y la de la mala idea, Sensi y Oscar y el pobre Besta que a todo les decía que si porque estaba enamorado de Henar y no veía más allá.

En una de mis charlas íntimas con Sensi me contaron sus planes y convinimos que esconderíamos las plantas en mi trastienda, dentro de las cajas de bolas chinas.

Por mi parte  tuve que usar mis encantos de mujer madura para convencer a Besta de que sus futuros compradores no eran trigo limpio.Por supuesto no le conté toda la verdad. Digamos que le hice creer mediante algún ardid digno de Mata Hari, que sospechaba de sus colegas y que mejor nos quedábamos el y yo con todo el negocio.

El se encargó de colocar los micros en casa de Henar, haciendo que todo pareciese muy real, y convenciendo a todos los demás de que los otros dos no eran de fiar, porque mientras estaba tras las cortinas oliendo las bragas de Henar , que luego se llevó para venderlas en el rastro el domingo, vio la cama llena de dossieres esparcidos.

Los otros le esperaban fuera de la casa, en el coche de la amiga y salieron zumbando, pero Sensi llegaba tarde a una audición y ahí es cuando decidieron llamarme para que les acercase.

La dejé a ella y a Oscar en la prueba.

Yo había quedado con mi superior para tomar una copa, que le contase los avances de la investigación y empezar a escuchar las conversaciones que grabaron los micros ocultos.

Tomamos una cerveza y después subimos a la sala de escuchas. Allí descubrimos que Henar y Chus planeaban deshacerse de todos los demás y quedarse con la plantación, con el cerdo, con los gatos,  con el perro, la casa de té,  y el coche tuneado. También que llevaban a sus espaldas una serie de asesinatos dignos de Jack El Destripador.

Descolgamos el teléfono y llamamos a Jefatura Superior para preparar un operativo y detenerles.

Sensi, todo está preparado.

-Gracias chicos. buen trabajo.

Nos felicitamos por el trabajo y Efe, ese era su nombre en clave, sacó una botella de champán  de la pequeña nevera de su oficina.

Buen trabajo Anita, vamos a celebrarlo.

Descorchó la botella y me besó en los labios.

 

 

 

 

 

 

 

FELIZ CUMPLEAÑOS

Normalmente mis reflexiones salen solas, así a bocajarro, sin pensar demasiado.
Algunas de ellas van dedicadas, y esas son las que menos me cuestan porque emanan del sentimiento puro y duro.
Esta es una de ellas. Hace más de veinte años que te conozco y has sido mi mejor amiga durante nuestra adolescencia.
Las circunstancias de la vida, hicieron que perdiésemos el contacto, pero como los sentimientos profundos son los que mejor resisten el paso del tiempo, el destino hizo que nos volviésemos a encontrar.
Casarse tan joven y tener un hijo, entonces, me pareció la locura más grande que se puede hacer, pero me has demostrado que eres una de las personas más íntegras que conozco.
Has demostrado que eres una madre increíble, y una esposa aún mejor, y al igual que tu matrimonio, nuestra amistad a pesar de las distancias, también ha resistido los veinte años.
Pero sobre todo, eres una de las mujeres más maravillosas que he conocido.
Sensible hasta el infinito y más allá. Dulce y cariñosa como no puedes serlo más.
Me encanta tu frescura y tu buen humor.
Siempre me has parecido muy guapa, pero ahora lo eres aún más porque la mayor parte de tu belleza, está dentro de ti.
Hoy quiero desearte que tengas un cumpleaños maravilloso, con todos los que te adoramos. Y que dentro de otros tantos años, lo podamos seguir celebrando juntas.
Un beso mi niña
Te admiro y te quiero mucho Carmen.