ALGUIEN QUE ME DIGA

Alguien que me diga, cómo se cierra una herida

que me explique cómo parar el chorro de tinta

empapando el papel y la vida;

una mano tendida que sepa cómo encontrar la salida

a este pozo de locura en que estoy hundida,

una puerta, ventana, escalera,

que me saque del mal que me aqueja

y que deje entrar aire

a estos pulmones sin sangre,

a este pecho aplastado,

a esta boca vacía;

alguien que me diga que sigo con vida.

Ana Fernández Díaz