LA SOLEDAD

Esta bella soledad,

femenina singular impregna el momento haciéndolo intenso.

Va llenando los huecos vacíos con versos.

Ella acaricia mis manos , mis dedos cansados.

Puebla esta estancia y la llena de buenos recuerdos.

He aprendido a quererla y a echarla de menos.

Esta soledad elegida me acompaña y me inspira.

El paso del tiempo conspira entretanto, aunque ya no me da miedo mirarle a los ojos porque esta soledad cuida mis pasos, me recreo en su olor, en la esencia que deja cuando en la multitud no la encuentro a mi lado.

Y me siento feliz sabiendo que me sigue sin descanso.

ANA FERNÁNDEZ DÍAZ

REGALO DE REYES

Para Melchor, Gaspar y Baltasar por su inestimable contribución a esta humilde escritora.

La yema de su dedo, la pluma

La piel como campo de espigas,

el lienzo.

La tinta que fluye pigmenta

y rubrica su nombre sobre ella.

Las letras rodean sus cuerpos.

Geometría literaria a un tiempo.

Ana Fernández Díaz

Gracias …