POR SI UN DÍA…

No seremos dos en el calmo atardecer de nuestras vidas,

que seremos uno solo.

Unidos por las pieles tibias

que calientan nuestros pobres cuerpos.

Uno solo revestido de tristezas

de fatigas, de penurias,

de arrugas, de luchas, de miedos.

Uno solo cosido a ternura,

a besos y abrazos, a caricias,

a sueños.

Uno en otro seremos, amor.

Uno solo.

ANA FERNÁNDEZ DÍAZ

Me pediste el poema más bonito del mundo, sin saber que ya lo había escrito en tus sueños.

#Happy Birthay

MOMENTOS ÚNICOS


Es posible que un incierto momento

signifique para ti, más que una vida.

Ese inusitado instante,

raro por inesperado,

te sacudirá de pronto por la espalda

golpeando tan fuerte tu costado

que de tu latiente núcleo brotará el rugido

de toda la ternura contenida en una bestia

tantas veces acallado.

Si la sacudida no te tumba por el suelo,

da las gracias por haberlo conocido

vivirlo, sentirlo, vibrarlo

y ya entonces, puedes morirte tranquilo.

ANA FERNÁNDEZ DÍAZ

CONSTRUYENDO VIDA

La felicidad de pintar una silla,

pero no una silla cualquiera,

sino una propia.

Una construida con las patas de las agallas y el arrojo

con la madera de la fuerza para romper moldes.

Una pintura hecha de lágrimas y del poder que de ellas se extrae.

De la valentía para tomar riendas ante un camino incierto pero esperanzador.

Un acto de bricolaje convertido en un acto de libertad,

en el diseño de una vida.

El mismo cuerpo en distinto traje,

cambiando lo viejo por nuevo

y empezar de cero.

Con ilusión hago mi equipaje

dejo todo lo que cuesta,

me llevo sólo lo que vale,

mis libros de poemas,

mis afectos y unas llaves.

Y pinto mi silla y mi vida.

Ana Fernández Díaz