TUS BESOS

Son tus besos mi desvelo.

El roce de tus labios

alimenta mi deseo

mientras el efecto del alcohol

nubla mi agotada razón.

El recuerdo de tu boca

invade mi mente,

Y el humo de un cigarro

alimentado de amorosa María

nos envuelve en un sueño erotizante

con la suavidad de tus húmedos besos y

el recuerdo del intercambio carnal.

Lenguas vivas despertando

dormidas pasiones escondidas.

Ardo en tus brazos.

ANA FERNÁNDEZ DÍAZ

DESPUÉS DE LA TORMENTA

He decidido querer tus despertares de lunes,

tu mal humor de domingo.

Los enfados de los días

en que no puedes estar conmigo,

o la sorpresa que te invade

si no logras tu objetivo.

El mal talante, el enojo.

A cambio te doy la ira

si no sale como quiero,

el tono de voz hiriente

cuando discuto contigo.

Las palabras lacerantes

si hoy tengo humor de perros.

Todo eso que nos damos

en desencuentros diarios

lo quiero porque supone

que después

nos reconciliamos.

ANA FERNÁNDEZ DÍAZ

EL ORBAYU

Un tímido rayo de sol

asomaste a mi vida.

La dulce caricia del mar

te ofrecí de la mía.

A veces somos tormenta,

nubes, lluvia, incluso hielo.

A veces, tórrido verano,

calor extremo, casi fuego.

Y en los días en calma

el arcoiris nos adorna

y el suave orbayu nos empapa.

ANA FERNÁNDEZ DÍAZ

* El orbayu es como llamamos en Asturias a la lluvia fina que parece que no moja pero acabas empapado.

SOLO UNA MIRADA

Hoy no puedo poner solo un poema.

A veces, con mucha frecuencia últimamente, me encuentro con músicas, vídeos, letras, espectáculos, que me remueven las entrañas. Algunos de ellos vuelcan todas mis emociones al corazón de golpe. Este es el caso del vídeo que hoy os comparto. Desde la canción hasta la historia de los protagonistas me han removido hasta el punto de pasar varias horas buscando información sobre ellos.

Marina Abramovic es una artista serbia y Ulay fotógrafo alemán. Fueron pareja durante poco más de diez años en la época de los setenta y compañeros de performances haciéndose mundialmente conocidos. Cuando su historia de amor termina, le ponen fin de una manera muy romántica, recorriendo ambos la gran muralla china, cada uno desde un extremo hasta encontrarse para decirse adiós y darse un último abrazo. Veintitrés años después, Marina presenta en el MOMA de Nueva York una retrospectiva de su trabajo e incluye una de sus performances más largas, en la que pasa más de setecientas horas sentada en una silla, mientras, de una en una las personas del publico comparten con ella un minuto de silencio.

En el primer día, Ulay aparece y se sienta en la silla para compartir ese momento con Marina. Este videmuestra el encuentro. Lo que yo he visto en él, es una mezcla desbordante de emoción, amor, complicidad, respeto, cariño, incluso perdón. Absolutamente conmovedor. Y en este contexto, nace mi poema.

Sentada enfrente

El vestido y sus ojos

llenaban la sala,

la mujer de mi vida, allí sola, sentada.

Sentado enfrente,

la sorpresa, emoción,

veinte años atrás

nos separó la muralla.

En sus ojos de agua y

sus labios ardientes,

brotaba sin freno su alma.

Veinte años sin verle

Sin una sola palabra

y ahora un nudo de fuego

atenaza mi garganta.

Todo lo que no dijimos

lo habló nuestra mirada

-Perdón por los malos momentos

-No puedo contener las lágrimas

Todo quedó olvidado

al cogernos las manos.

Todo no, aún quedaba

El amor para llenarnos.

ANA FERNÁNDEZ DÍAZ

Os recomiendo encarecidamente que veáis este vídeo. Nadie debería pasar la vida sin disfrutar un momento lleno de esa intensidad.