MI VIERNES DE POESÍA…

El frío helaba sus huesos

cada vez que asomaba el invierno

a través del gran ventanal que mostraba su pueblo.

El frío helaba sus huesos

cada vez que asomaba el invierno

a través del gran ventanal que mostraba su pueblo.

Languidecía escribiendo poemas

deslizando sus manos con tiento

recogiendo la manta de lana que abrigaba su cuerpo.

En la gran chimenea aullaba

la madera alimentando el fuego

mientras ella miraba sin ver, el color del que viven los sueños.

Imaginaba que allí estaba él

cogiendo su mano, acariciándole el pelo.

Blancas sienes ordenadas

descoloridas por el tiempo,

mil arrugas en el rostro, huellas de dolor intenso.

Cicatrices de la vida

como un papel impreso

fueron dejando tatuados todos los duros momentos.

Serena y callada escribe

ya solo espera el final

con la paz que da el saber, que hizo bien sin importar

si le era devuelto un día

lo que dio sin pedir nada.

Ana Fernández Díaz

MI VIERNES DE POESÍA…

Éramos sexo y poesía

en mi piel contabas versos

en tu espalda pintaba rimas…

Éramos sexo y poesía

en mi piel contabas versos

en tu espalda pintaba rimas.

Nuestra cama un bello soneto

dulce metáfora,

fuego.

Dos estrofas nuestros cuerpos,

lenguas, labios,

caricias, besos.

Ana Fernández Díaz

MI VIERNES DE POESÍA…

Tu sonrisa adorna mi casa,

estás tan bonita en ella

que si faltas

parece que está incompleta…

Tu sonrisa adorna mi casa,

estás tan bonita en ella

que si faltas

parece que está incompleta,

vacía.

Adoro verte descalza

con una de mis camisas,

sonriendo

traviesa,

mirando desde la ventana.

Le quedan bien tus ojazos

con la luz de mediodía,

tu olor que la impregna toda,

tus manos, tu sonrisa.

No tiene explicación pero,

le sientas bien a mi casa…

Ana Fernández Díaz