MI VIERNES DE POESÍA

Si amanece nublado

en tu alma desnuda

y el frío te acecha

a través de la bruma…

Si amanece nublado

en tu alma desnuda

y el frío te acecha

a través de la bruma,

toma mi abrazo

y abrígate.

Si por contra hace sol

y los rayos te queman

abrasando sin tregua

tu piel de seda,

yo de pie a tu lado

soy la sombra del árbol.

En cualquier amenaza,

yo acojo tus miedos.

Pero no se te olvide

que ante la tempestad

tú,

sigues siendo mi puerto.

ANA FERNÁNDEZ

Autor: Ana Fernández

Jamás olvidaré lo que soy

54 comentarios en “MI VIERNES DE POESÍA”

  1. Qué bonito Ana!!!! Es la expresión auténtica del amor. Da igual que este nublado, que el sol te queme, o que haya tempestad, tú siempre estás ahí!!!
    Que fortuna de abrazos!!!
    Te deseo un mes sensacional Ana, los cursos que comienzan siempre son prometedores.

    Me gusta

    1. Bueno puede ser al revés también. Una pareja se trata de eso, apoyarse uno en el otro siempre. Unas veces en uno y otras veces en el otro. Así creo que se construye y sobre todo se mantiene. Besitos Luis. Y gracias!!

      Me gusta

  2. Eres el puerto acogedor
    donde resguardarme
    cuando ruge la tormenta.
    Eres el plácido lago
    donde serenarme
    cuando la vida aprieta.
    Eres la meta de mis sueños
    cuando, en la penumbra de mi cuarto,
    tanto te anhelo.

    Muy bonito, Ana, todos soñamos con ese puerto donde refugiarnos…
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  3. Magnífico. Dar, dar mucho; sí, pero sin olvidar el recibir. He ahí la perfección del amor bien entendido. En ese sentido el poema es muy superior a las tontas visiones de “te doy todo y mira cómo sufro…”. Me gusta esa postura de la amante que brinda, pero exige. Ése es el tipo de mujer que atrae a un hombre de verdad. Aplausos, querida; y bien ganados que los tienes.

    Besos mil.

    Le gusta a 2 personas

    1. Es que yo soy muy dada a pedir, que no exigir, porque mi madre me ha enseñado que se gana más pidiendo que dando. Y aunque es verdad que me gusta dar, soy de naturaleza bastante generosa, una también ha de pedir porque eso forma parte del amor a uno mismo. Saber lo que queremos y no conformarnos con menos, es aprender a amarnos y respetarnos a cada uno de nosotros. No sé si esta idea es la que atrae a un hombre de verdad, pero no debemos aceptar menos.
      Besos dos mil.

      Le gusta a 2 personas

Los comentarios están cerrados.