NO TEMAS

Romper las cadenas

quebrar ataduras

salir del camino

¿Es ese el peligro?

Romper las cadenas

quebrar ataduras

salir del camino

¿Es ese el peligro?

Zozobrar

encallar en la orilla

ahogar la vida

¿Ese es el temor?

No

El temor

es no hallar  la salida

seguir las huellas de otros

quedarse en tierra firme

aire contaminado

en lugar del aroma

al que huele la libertad,

olor a jazmín y rosas

a madera

a hierba recién cortada

olor a niebla

a montaña

a leña.

No temas

ni a la oscura noche.

Solo has de temer

a tu propia tristeza.

Autor: Ana Fernández

Jamás olvidaré lo que soy

55 comentarios en “NO TEMAS”

    1. Hay una frase que yo siempre digo a mis amigos cuando están tristes: “Deja que la tristeza haga su trabajo”, y es que sin ella no entenderíamos la alegría.
      Yo no temo porque me acompañáis vosotros y la poesía.
      Besis enormemente alegres Julie.

      Le gusta a 1 persona

      1. Si la mayor de las veces no es para tanto. Esa es la “estrategia” del miedo. La tristeza sin embargo puede revertirse en creatividad. lo mejor de la poesia, la musica o la pintura muchas veces ha tenido origen en estados de tristeza. El miedo sin embargo paraliza y a la larga destruye. (Yo tengo muchos miedos y confesarlo paradojicamente no deja de ser un acto de valentia je!) Un beso y te veo mañana con Viernes de…

        Me gusta

        1. Estados de tristeza transitoria son necesarios y como dices generadores de creaciones maravillosas. La otra tristeza, la permanente, es a la que no le podemos dejar instalarse. El miedo paraliza pero no deberíamos dejar que ese miedo nos impida dar el paso adelante que nos saque de la tristeza. Mil besos Miguel. Gracias como siempre y si, mañana toca poesía. Ya ha pasado una semana más??? Buff

          Me gusta

  1. Anita, cada día me gustan más tus poemas. Cada vez tienen más fuerza y proyectan esa voz que está en tu interior, que grita lo que quieres decir y que antes susurrabas. Me encanta. Un aplauso.

    Le gusta a 3 personas

      1. Mira corazón, que me pones colorá y ni te imaginas los galones de sangre que me tienen que subir a la cara para ponerme roja con este colorcito caribeño que tengo. El comentario te lo mereces, maja. Es que cada vez tus poemas están mejores. Nada más mira lo que comentan los demás. Sigue dándonos más, que nos gusta. Besitos, preciosa.

        Le gusta a 1 persona

  2. Hermoso poema con infinidad de reflexiones, tantas y tan diversas como los nombres que tiene el miedo y en miedos ajenos, tengo varios Master. Los míos dejaron de hablar hace años a fuerza de no hacerles caso. En mi particular experiencia, solo la posibilidad de verme dominado por la furia, el odio o la venganza no me dejaban dormir. Sin embargo, la tristeza siempre fue enriquecedora para mi…
    Como siempre, mi enhorabuena por ese don que tienes para hacernos reflexionar, sobre tus bonitos versos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Lo he comentado antes, la tristezs ha de hacer su trabajo siempre. Sin ella no se puede entender la alegría. Pero en este poema no hace referencia a la tristeza temporal que es tan necesaria. Habla de la tristeza instalada en el alma por miedo al cambio. Es la tristeza marcada en las caras de algunas personas que han decidido permanecer ancladas al puerto pero se mueren por salir a navegar porque saben que eso les haría más felices pero no lo hacen por miedo. De esa hablo.
      Creo que las reflexiones se han mezclado con la poesia, andaban todas por aquí dentro y de repente han decidido darse unos besos y mira tú….lo que ha salido.
      Besos poéticos.

      Le gusta a 1 persona

  3. No hace falta decir que comparto y aplaudo cada una de tus palabras; sabes de mi total convencimiento de que eso que tan bien describes es la receta perfecta para, simplemente, poder decir que se está vivo. ¡Si la gente supiera que no es tan difícil como lo creen! ¡Si supieran que lo único que realmente cuesta es el primer paso! Es una pena que muchos se queden en la quietud de una vida cómoda y mediana antes que aceptar que se está mucho más vivo dando ese primer paso (el que luego debe ser seguido por muchos otros, pero que son mucho más fáciles de dar).

    Besos, mi querida Ana; y a seguir caminando.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.