EL VIERNES DE POESÍA CON JAGXS

Otro viernes y un nuevo poema.

 

Hoy lo he recogido de un blog llamado Jag cuando hay algo que decir, y no solamente tiene algo que decir, sino que lo dice de una manera preciosa.

Jag nos regala poemas dedicados a sus seres queridos, en especial a sus hijas, aunque como él mismo cuenta, a veces también comparte gritos ahogados de sus sentimientos.

Os invito a conocerle, y hoy, a leer este poema que es un canto al amor profundo y eterno, tierno y apasionado.

Un amor para toda la vida.

VES MÁS ALLÁ DE MIS OJOS

Eres el lienzo donde crecen nuestros sueños, el lugar sagrado que Dios me ha destinado. La esperanza eterna de sentirme amado por el fulgor que emana tu pecho vivo.

   Amarte quiero por siempre vida mía, porque mi vida es por tu existencia. No tengo otro motivo que me aparte del universo que son tus dones.

   La ternura que abriga tu alma,  la amabilidad de tu actuar, el cariño y pasión que me dedicas cuando se entrelazan nuestras almas en las noche de eterno ensueño, al abrigo de nuestras almas que se aman sin medida.

  Amo la forma en que acaricia tu cabello, la sutil manera en que pides besos, para envolverme en tu cuerpo y hacer de mí tú deseo. La mirada pérdida de tus ojos buscando la razón de mis anhelos. La prisa que tiene mi alma por estar junto a la tuya, por evitar tu llanto cuando tu alma se apena.

  Mi alma atada a la tuya porque es nuestro destino, para hacer de nuestros sueños la misma aventura. Para tenernos de viejos juntos, como siempre,  y permanecer en tu pecho hasta el día de nuestra ausencia.

Jag

EL VIERNES DE POESÍA AGRADECIENDO

Un viernes más os traigo un poema.

Esta semana ya sabéis que he compartido un relato con dos amigos que escriben como nadie.

Uno de esos amigos es Maximilian, y en su blog Hazme poeta, nos deja líneas maestras de su talento natural para escribir, plasmadas en su inseparable cuaderno de rayas.

Uno de mis favoritos es este que hoy os comparto.

Es de bien nacidos ser agradecidos y Max nos lo cuenta así de bonito.

DANKE

Agradecido por el calor de tus abrazos, por tu empatía, por tu voluntad de imponer amor en una piel que nadie quería, en una piel…

A la que nadie hacía caso.

Agradecido porque me hayas dejado ser inmortal en tu regazo, porque me hayas dejado probar tu sabor, porque me hayas dejado mezclarme con tu calor, porque me hayas devorado…

Pedazo a pedazo.

Agradecido por tus besos cuando ando cabizbajo, por tus manos en mi nuca cuando estoy hecho un asco, por tu aliento en mis labios cuando me asfixia el silencio, por verme como una autopista…

Y no como un atajo.

Agradecido por los gemidos compartidos a la hora del ocaso, por tus ganas de vivir la vida, por tus palabras llenas de amor, por devolvérmelo todo…

Por tratarme bien con tus ojazos.

Agradecido por haber sido conmigo como ninguna lo ha sido, por dejarme dormir contigo, por darle vida a las cosas que escribo, por bautizar mis sueños;

Sueños que tenían nombre…

Pero no tenían apellidos.

Sueños que desprendían muchísimo calor…

Pero pasaban muchísimo frío.

Sueños que eran preciosos;

Pero sin tu existencia…

No tenían sentido.

MAXIMILIAN

 

De la cuneta al cielo

 

Extasiada no, lo siguiente!
Reto de Henar en el que me he visto inmersa, y completada maravillosamente por la niña malvada y el poeta Maximilian.
Lujo de los que hacen historia!!
Gracias a los dos por este despertar.

PENSANDO EN LA OSCURIDAD

road-166543_1920.jpg

I

Por Ana Fernández Diaz

Salí de casa sin mirar atrás. Cogí el coche y aceleré hasta perderme en la autopista que bordeaba la costa. El límite de velocidad quedó muy lejos en mi cuenta kilómetros y dejé que las lágrimas recorrieran mis mejillas devorando la carretera.

Necesitaba huir de la mierda vital en la que me encontraba.

Acelerando más cada vez.

Y lloraba y corría.

Los árboles que bordeaban la carretera pasaban rápido, apenas sus siluetas me permitían averiguar el camino recorrido. Grité, grité fuerte, con toda la rabia contenida dentro, y el río de emociones barría mi cara y mi alma.

Se fue haciendo de noche.

Apenas me di cuenta, de que necesitaba encender las luces, cuando estuve a punto de salirme en una curva.

Hacía más de diez años que había dejado de fumar pero necesitaba un cigarrillo.

Recordé que Henar siempre guardaba un paquete de cigarrillos…

Ver la entrada original 2.403 palabras más

REGALOS PARA ELLOS

Hace una temporada publicaba un post referido a los regalos que los hombres compran para sus parejas mujeres

Hoy que es San Valentín, he pensado que era buen momento para hablar de los regalos que las mujeres hacen a sus parejas hombres.

He hecho una pequeña encuesta entre los incautos mas cercanos, de la misma manera que en su día lo hice con las mujeres.

La pregunta era muy sencilla

¿Qué regalo te gustaría que tu mujer, pareja o novia te regalase para San Valentín?

Sobra decir que la mayoría piensa que esta fecha es un invento puramente comercial, y que el amor hay que cuidarlo a diario, bla, bla,bla.

Bien, dicho esto, las respuestas no han dejado de sorprenderme, y salvo un par que se lo han tomado a broma, el resto me ha demostrado que no somos tan distintos.

Cenas en la intimidad, fines de semana románticos, una cena hecha entre dos y una tarde en el sofá, una noche loca con la pareja, más noches de amor y pasión con regalos de juguetes sexuales, un baile con los pies descalzos sobre el suelo de madera…

Hay mucho romanticismo, nos rodea, y aunque tradicionalmente era patrimonio de las mujeres, descubro que no es así.

Estas peticiones no son en absoluto distintas a las que ellas en su día expresaban.

Al final todos necesitamos lo mismo, amar y sentirnos amados.

Compartir intimidad, momentos juntos, reservar espacios para encuentros a solas.

Sobre todo en el atardecer de nuestras vidas lo que demandamos es, no sentirnos solos.

Ahora bien, hay dos apuntes que a me gustaría añadir.

El primero es, que cuando nosotras pedíamos regalos románticos, creo que nos referíamos a eso precisamente, romanticismo, ternura, compartir; sin embargo ellos, creo que se refieren a disfrutar de una noche, o un par de días de sexo desenfrenado, con amor si, estamos de acuerdo, pero sexo.

Y el segundo apunte, que es fruto de una larga reflexión con alguien que quiero mucho, es el siguiente:

Uno pide como regalo algo de lo que no suele disfrutar a diario, algo que no es fácil de obtener, o algo que no es habitual.

Luego, mi pregunta es:

¿Por qué la mayoría de las mujeres encuestadas ha pedido romanticismo y la mayoría de los hombres pide sexo?

Aún en parejas que se supone bien avenidas, algo les falta, ¿o no?

¿Al final los mas felices como pareja son los que piden cosas materiales porque de lo demás van sobrados?

Y por último, si cuidamos el amor a diario, que no es muy habitual todo hay que decirlo, ¿no podemos dedicar un día especial a demostrarlo de una manera diferente?

¿Cuántos de los que dicen que hay que demostrarlo a diario, sorprenden a su pareja con algo especial cada día?

¡Que levanten la mano!

EL VIERNES DE POESÍA SOÑANDO

 

Esta vez no me he podido resistir.

El Blog de Margui es un lujo por todo el talento que derrocha, aunque es una mujer tan tremendamente generosa, que la mayor parte de las veces, en lugar de dejarnos sus ocurrentes creaciones en dicho espacio, lo hace en los comentarios que gratuitamente nos regala a los demás en nuestros blogs.

Merece la pena conocerla y leerla, y sobre todo buscarla a través de todos a los que ella sigue, porque su verdadera esencia la deja en nuestras “casas”

El poema de hoy es simplemente genial.

Me ha sacado una carcajada de principio a fin.

Espero que lo disfrutéis tanto como yo.

ES UN SUEÑO O LO HE SOÑADO

Ufff me meo, no aguanto, no llego… Estoy en mi cuarto…si, luchando contra las sábanas, me voy rodando hasta el suelo, y reptando hacía la puerta, dejo atrás el pantalón que me cubría el cuerpo. Ayyyyy Dios mío que me meo!!!!!!!!

Atontada por Morfeo, miro a izquierda y derecha sin recordar el camino, los nervios se me atenazan, y creo que aquí mismo me meo. Tengo enfrente la puerta, la puerta de mis deseos, entro veloz y me siento, cierro los ojos, me concentro para disfrutar del momento, y cuando noto el placer en mi cuerpo, cuando el relajo llega a mis miembros, siento en mi cara la fuente, fuerte y caliente, siento que me estoy mojando, siento que la meada, ha llegado hasta mi pelo.

De un salto me tiro al suelo, golpeando mi cabeza contra la ducha, para encontrarse con el bidé luego.

Los fríos baldosines en contacto con mi cuerpo, hacen que no pierda el sentido, y allí quieta sin moverme, congelada en el suceso, mis manos buscan mi cara para ver los desperfectos. No consigo concentrarme en encontrar las heridas, porque mi mente vuela más abajo, al origen de la caída.

Decido echarle valor y sin mirar de reojo siquiera, mis manos se dirigen despacio, hacia el punto de salida.

Las dos juntas hacia abajo, buscan mi cueva escondida y ayyy sorpresa!!! Cuando llegan, ayyy Dios mío que ha pasado, que mal sueño estoy teniendo, pesadilla traicionera. Gran cipote me ha crecido en el lugar de mi cueva.

La respiración se hace fuerte, el pulso se me acelera, que hago ahora madre mía, con tanta carne a mi vera.

Mis manos no pueden soltar, el nuevo miembro a mi cuerpo anclado, y después de la tormenta, llega la calma a mis manos. Comienzan a pasearse, queriendo inspeccionarlo y un cúmulo de sensaciones inunda mi cuerpo extasiado. Suben hasta la cúspide, para regresar sobre sus pasos, dejando al aire húmedo glande; paso mis dedos despacio, y entre espasmos de placer vuelvo a cubrirlo de piel, presionando con mis manos. Intento dejarle encerrado, mas mis caderas, tomando la iniciativa, empujan con envestidas, para darle la salida. Las caricias se aceleran, recorriendo todo al paso, mi mano no puede parar, vida propia ha cobrado, más aprisa, mas aprisa.. me digo sin yo pensarlo.

Cuando ya no puedo mas, siento por mi cuerpo un río, que a velocidad vertiginosa busca la salida, y con mi cuerpo en el aire, solo cabeza y pies apoyando, un mar de sensaciones me inunda, mojando todo a su paso.

En el suelo estoy tirada, con el cuerpo medio lado, dormida me voy quedando, pensando si cuando despierte, será todo un sueño o solo lo habré soñado.

MARGUIMARGUI

EL VIERNES DE POESÍA NI CONTIGO NI SIN TI

Nuevo viernes y nuevo poema.

Ana de Escribir desde el corazón, ha puesto en mi mano hoy este texto.

Su blog es un deleite de reflexiones y humor, pero también de poemas.

Os recomiendo visitarlo y disfrutarlo.

Nada es lo que parece, y ella hoy nos mantiene enamorados hasta el último momento.

El amor se puede manifestar de muchas formas y hacia personas o cosas.

Naturalmente, una cosa, nunca nos devolverá el amor que ponemos en ella.

Y hay cosas, como el amor, que no se pueden comprar con dinero.

VIVIR CONTIGO NO PUEDO Y SIN TI TAMPOCO

Siempre se ha dicho que hay amores que matan
y otros sin los que no pueden vivir los que lo catan
y yo en tu caso cada vez que te evoco,
compruebo que vivir contigo no puedo pero sin ti tampoco.

Nada me hace más daño que saber la dependencia a la que me veo abocada,
nada me hace sentir más vulnerable y desamparada,
me desarma comprobar que por mucho que lo intento
todo lo que hoy me prometo mañana se lo lleva el viento.

Me frustra la necesidad diaria que siento de tenerte pegado,
aunque a veces quiero ir sin ti a cualquier lado
por mucho que me lo propongo y lo intento
no dejo de reconocer que tu presencia me da aliento.

Me produces deseo, amor y rechazo,
a veces quisiera que estuvieras siempre en mi regazo
y otras prefiero que me dejes sin tu abrazo
porque cuando no estás todo lo demás lo desplazo.

Es infinita la pena que siento por desearte
porque quisiera ser más fuerte y no tener que usarte
sin embargo reconozco que dependo de ti en todo momento
por mucho que yo quisiera que la verdad fuera otro cuento.

Hay gente que por ti mata y por tu culpa muere,
la sociedad reniega de muchas cosas de las que luego depende,
y aunque dicen que ningún olor desprende
se huele de lejos el tufo a podrido que a tu alrededor se cierne.

Me hubiera gustado vivir en otra época
en que el trueque fuera la única moneda
porque siempre se ha dicho que el dinero nos envilece
y las conciencias del ser humano adormece.

Maldito dinero, “mardito parné” como decía la canción,
que por mucho que no lo reconozcan, divide nuestro planeta en dos,
incluso separa padres, hijos, familia y hermanos
que por unos pocos cuartos venden su alma al diablo.

Y como habréis imaginado, hasta aquí hemos llegado,
se ha resuelto el enigma de quién era mi enamorado:
lo que parecía una historia de amor ha terminado en tragedia,
pero son las dos caras de una misma moneda.

ESCRIBIR DESDE EL CORAZÓN

yoanamalaga67

 

 

DIARIO DE TRIANA VI

Había salido a correr por la playa antes de comer. Estaba lloviznando, como casi cada día esa primavera. Pero a mi me encantaba correr con lluvia. El calor que me provocaba el esfuerzo de correr por la arena, era atenuado por la llovizna mojando mi cara, mis manos y mis muslos.

Y a pesar de la llovizna y la bruma, que vestía la playa de una luz fantasmal, era completamente feliz escuchado solo mi respiración.

Dos kilómetros de ida y otros tantos de vuelta eran mi bálsamo contra la soledad que me provocaba su ausencia, aunque ese día no me encontraba sola.

Llegué al porche de nuestra casa sin resuello. Me descalcé sentada en los dos peldaños que bajaban a la arena y sumergí mis pies en ella. Estaba fría, suave, y me masajeaba aliviando el calor.

Sacudí la arena y entré.

Una de mis melodías favoritas invadía la casa, y el olor a rica comida casera lo impregnaba todo.

Le encontré pegado a los fogones, entre cazuelas, ingredientes y una copa de vino.

Le vi de espaldas a mi, concentrado en lo que guisaba.

Sigilosamente me acerqué por detrás y pegué mi cuerpo al suyo, tatuando mis redondeces en su espalda.

Abracé su pecho y ronroneó.

Besé su nuca, erizando su piel y ronroneó.

Froté mi pubis a su culo y ronroneó.

Bajé las manos al interior de su pantalón y gruñó.

Ya había despertado a la fiera…

Se giró.

Me clavó sus profundos ojos oscuros y sin mediar palabra tiró de mi camiseta, arrancó mi pantalón acompañado de mis braguitas y sentándome sobre la encimera me explicó sin palabras, que mientras cocinaba, no se le podía molestar, so pena de recibir una lluvia de besos y caricias, acompañada de una paliza de amor regada con placer y una pizca de picante.

Bebió de mi, saboreó mi cuerpo, alimentó mi alma, nos nutrimos de pasión.

-¡Eres un excelente cocinero!, ¿te he dicho hoy que te quiero?

-No me suena

-Te quiero, y adoro tenerte en casa.

QUIERO VESTIRME CON ABRAZOS

«No quiero guardar los abrazos en cajas de recuerdos, quiero ponérmelos por encima»

Las pasadas Navidades, justo la tarde antes de Reyes, mi teléfono sufrió un infarto y se fue.

No hubo manera de recuperarlo.

Después de superar el shock inicial provocado por la pérdida de comunicación virtual, atenuado por la compra de otro móvil, llegó el segundo golpe.

Cambié la tarjeta al teléfono nuevo, y una vez configurado todo lo configurable, descubro que gran parte de mis contactos habían desaparecido. Eso no representaba demasiado problema porque conseguir los teléfonos de las personas importantes no es tan complicado al fin y al cabo, es una tarea engorrosa pero subsanable.

Sin embargo, mi mayor disgusto fue el provocado por la pérdida de mis fotos mas queridas. Durante meses, había ido inmortalizando con mi teléfono todos los momentos más importantes, para guardarlos como tesoros sin pensar que un día podía ocurrir lo que realmente sucedió y podía perderlas todas.

De alguna manera recuerdo esos momentos, pero la comodidad de depositar los recuerdos en las fotos, hizo que esos momentos se borrasen un poco de mi memoria y solo saliesen a la luz gracias a la contemplación de ellas.

Mi sensación era la de que se habían borrado los recuerdos con las fotos.

En ese momento decidí, que si bien haría fotos de momentos especiales, a partir de ahora, los guardaría en mi corazón, depositándolos allí con mimo, para poder saborearlos en cualquier parte y a cualquier hora, sin depender de un aparato que me los enseñe.

Mis preciosos cuarenta años, me han traído  algunos de los mejores momentos de mi vida. o quizás son los que he vivido con más intensidad, no porque hayan sido momentos históricos, sino porque me han llenado de felicidad aunque haya sido provocados por una simple frase, una canción o una puesta de sol.

Cuando uno de esos instantes aparece, enseguida lo distingo. Las señales son siempre las mismas. Viene acompañado de calor interior, erizado de piel, lluvia en los ojos, en definitiva, emoción. Entonces por deformación profesional, lo cojo, lo envuelvo en papel de regalo, le pongo un precioso lazo y lo guardo en mi rinconcito de recuerdos preciosos.

Sin embargo, cuando le he explicado esta teoría a una persona muy querida para mi, refiriéndome a abrazos vividos que había que guardar en el recuerdo, esta persona me respondió con la frase que encabeza este post.

«Yo no quiero guardar los abrazos en cajas de recuerdos, quiero ponérmelos por encima».

Y yo le he dado muchas vueltas y he pensado que tal vez tiene toda la razón.

Los momentos así, hay que vivirlos, disfrutarlos cuando ocurren, dejar que nos invadan y nos demuestren que estamos vivos, y después dejarlos ir, para vivir otros nuevos.

Está bien tener recuerdos, pero nuestra vida es hoy. No es el sueño de lo que vendrá, ni la imagen de lo vivido.