OJOS DE MUJER

Una de las señales inequívocas de que me estoy haciendo mayor es que me veo mucho mejor sin maquillaje o con apenas un poquito que resalte lo bueno, que con la cara cubierta intentando tapar lo menos bueno.

Otra de las señales es que empiezo a ver a las otras mujeres con admiración, y me gusta mirarlas a los ojos e intentar descubrir lo que llevan dentro.

Los ojos de las mujeres maduras encierran tesoros escondidos que para aquel o aquella que sepa mirar fijamente pueden resultar treméndamente valiosos, esclarecedores, atractivos, sugerentes, profundos, reveladores y muchas cosas mas.

Pero es necesario mirar y ver.

Hay ojos de mirada pícara, alegres, sonrientes, que encierran deseos de crecer, de aprender, ojos de gata que ronronea pidiendo atención y que luego es una auténtica pantera.

Hay ojos de niña traviesa, vitales, sensuales, que llevan dentro historias duras de dolor y sufrimiento, y una fuerza interior que asusta.

Hay ojos de mujeres que contienen luchas  internas  por encontrarse,  caminos duros en soledad sintiéndose distintas y profundos vacíos llenados con lágrimas.

Y hay ojos de mujer que trasmiten dulzura y alegría. Una infinita ternura que mana de su interior y la energía y la confianza suficientes para seguir en pie pese a todas las adversidades.

Todos esos ojos los he visto, y a todas esas mujeres también.

Solo hay me fijarse bien.

Seguro que tu también las puedes ver.

 

 

 

Autor: Ana Fernández

Jamás olvidaré lo que soy

19 comentarios en “OJOS DE MUJER”

  1. Alucinada me dejas, mi querida Rubia. Es una suerte tener cerca a personas como tú, capaces de observar y contactar con lo más profundo de quienes les rodean, con esa sensibilidad y ese deseo de cuidar y velar por el bienestar de los demás, siempre desde el respeto. Gracias. Por todo.

    Le gusta a 1 persona

  2. En cuanto a la pintura, yo soy de los que piensan que “menos es más”. La mujer que es guapa, es guapa con pintura y sin ella. A veces, el deseo absurdo de cubrir imperfecciones, las resalta todavía más.
    Y respecto a las miradas, coincido totalmente contigo. Ahí es dónde se demuestra con qué tipo de persona estás hablando. Asimismo, no es necesario tener un color de ojos bonito para que tu mirada sea atractiva.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  3. Los ojos hablan más alto que la propia voz. Los ojos son ventajas al interior de una persona, ventanas abiertas ansiosas de comunicar lo que hay dentro. Algunas personas son capaces de mirar dentro de esas maravillosas ventanas, otros solo se quedan mirando las flores que adornan o las cortinas que enmarcan. Hay que saber mirar más allá. Para llegar al tesoro.
    La sencillez con la que escribes unida a tu sensibilidad hacen un dúo magnífico Ana

    Le gusta a 2 personas

    1. Esos ojoa son los ojos de algunas de mis estupendas amigas, pero hay muchisimos más que guardan tesoros ocultos. Solo hay que saber mirar y ver…y tú eso lo haces muy bien. Gracias Luis por todo el tiempo que estás empleando en conocer este blog y a su autora. Besos

      Le gusta a 1 persona

  4. Mirar fijamente los ojos de las mujeres maduras se convierte en una filia muy difícil de controlar, por la riqueza emocional que proporciona. Intuir esos tesoros escondidos que dices y después soñar con ellos es una actividad altamente adictiva. Me gusta tu reflexión.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ya empezamos a confesar lo que haríamos de volver la vida atrás??
      Le recuerdo señor Guirao que seguimos en horario infantil, aunque aquí no suele haber censura 😉
      Gracias por venir!
      Besos preliminares.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.