REPRIMIRSE

¿Por qué será que a veces no decimos lo que pensamos?
Hay momentos en que las palabras llegan a la boca y en el momento justo, las frenamos y no llegan a salir.

¿Cuántas veces en nuestra vida nos habrá ocurrido esto? ¿Y cuántas de esas veces, habría cambiado todo si las hubiésemos dejado salir?
Yo últimamente no me reprimo demasiado con lo que digo, y  casi siempre dejo que brote sin control, aunque lo hago mejor dándole a la tecla. A pesar de eso, todavía hay cosas con las que me quedo dentro que me queman no sabéis de qué manera!
Que si las hubiera dicho, no creo que hubiese cambiado nada, o tal vez si, pero que yo me habría quedado mas a gusto que un ocho.
Si reprimimos nuestros sentimientos igual que hacemos con nuestras palabras, dejamos de ser nosotros mismos para convertirnos en la sombra de alguien. Y yo no quiero ser una sombra de nada. Quiero poder decir lo que pienso o siento sin miedo a nada.
 Eso es lo que me hace con mis defectos y mis virtudes, la persona que soy, y creedme, intento quererme mucho, porque como yo, nadie lo hará!!

Autor: Ana Fernández

Jamás olvidaré lo que soy

7 comentarios en “REPRIMIRSE”

  1. Pues a mi lo de torturarme ya ves que no me va nada, si acaso cuando me depilo a la cera, pero decía mi abuela que “el andar majo cuesta trabajo” así que no lo considero yo tortura.
    Pero reprimirme todavía hay veces que lo hago, cada vez menos afortunadamente!
    Gracias por leerme y comentarme!!

    Le gusta a 1 persona

  2. El problema está en reprimir o no palabras dañinas porque alguien que trabaja contigo y al que tendrás que ver todos los días durante muchos años te toca las narices un día, y otro, y otro, y otro. Y no le humillas verbalmente porque tienes vergüenza y educación. Esos son los casos complicados. Esos, y aquéllos en los que no le dices te quiero a la persona que amas porque sabes o temes que no serás correspondido. Besitos

    Le gusta a 2 personas

  3. Al acabar de leer el post me ha venido a la memoria una canción (si es que se le puede llamar así) de un conjunto (mejor una banda de maleantes por cómo trataban la música) que se llamaban Los Inhumanos. Eran muy malos, típicos de verbenas de verano, pero alguna letra tenía su tema. En esta ocasión me han recordado aquella canción cuya letra decía:
    “Me quiero me quiero
    No puedo vivir sin mí”

    Pues eso, al final eres Ana, con tus defectos y virtudes. Evidentemente podrías ser diferente, pero no serias Ana. Tal vez serias otra y no estaría leyéndote jajajaj
    Feliz fin de semana!!!

    Le gusta a 2 personas

Los comentarios están cerrados.